Préstamos en línea

Tipos de créditos para pequeñas empresas

Existen numerosos tipos de créditos para pequeñas empresas, así como una cantidad casi ridícula de diferentes planes ofrecidos por las instituciones bancarias. Sin embargo, de acuerdo a diversos estudios, las Pymes en México eligen otras alternativas para obtener un crédito.

El estudio Evolución del financiamiento a las empresas durante el trimestre julio-septiembre 2014, realizado por el Banco de México (Banxico), demostró que más del 80% de las pequeñas y medianas empresas recurrió a sus proveedores para obtener algún tipo de financiamiento. Por su parte, el Barómetro de Gestión de Gastos 2014, desarrollado por la consultora de análisis y reducción de gastos operativos Expense Reduction Analysts, reportó que solo el 12% de las compañías recurre a los préstamos bancarios para financiar sus diferentes necesidades.

Lo anterior puede deberse a distintos factores pero, sin duda, uno predominante es la falta de capacidad de las instituciones bancarias para proporcionar información clara sobre los mecanismos y sistemas de garantías de sus planes de créditos para pequeñas empresas. Por otro lado, las tasas de interés del mercado de crédito y las condiciones de acceso al crédito bancario, se perciben como obstáculos para acceder a dichos créditos, datos que confirmamos en la encuesta realizada por Banxico.

Dicho lo anterior, nos quedan los tipos de créditos para pequeñas empresas -distintos a los que ofrecen las instituciones bancarias-, entre los que se encuentran aquellos que ofrece el gobierno y compañías tipo fondeadoras. Las más populares ya funcionan en línea y proporcionan información clara y concisa para ayudarnos a tomar la mejor decisión al momento de elegir cuáles son los que más nos convienen, hablando de tipos de créditos para pequeñas empresas.

Y claro, sea cuál sea el que elijamos, no debemos perder de vista:

  1. La CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros), está para ayudarnos a tomar decisiones financieras informadas, así como a proteger y defender nuestros derechos frente a las instituciones financieras.
  2. Antes de solicitar un crédito, prepara un plan de negocios claro y realista.
  3. Separa las cuentas que corresponden a tu Pyme, de las tuyas como dueño. Revolver cuentas nos puede anular la aceptación del crédito, y además no es sano ni para ti ni para tu pequeña empresa.
  4. Si te decides por buscar un crédito para pequeñas empresas, revisa que cubra todas tus necesidades de financiamiento y que la compañía prestadora sea seria y esté legalmente establecida.
  5. Lee muy bien todos los documentos antes de firmarlos.
Finanzas personales

Errores más comunes en los emprendedores

Ser tu propio jefe es un gran reto, y en definitiva tienes que trabajar más. Encuentra aquí los errores más comunes de los emprendedores.

Datos de la Secretaría de Economía indican que 43 por ciento de las pequeñas y medianas empresas fracasan debido a fallas en su administración. Y el 98 por ciento no llega a los dos años de vida.

Si ya eres emprendedor o estás en proceso de serlo, ten cuidado de no cometer los siguientes errores:

1. Mala administración. Es muy común que cuando se inicia un negocio, el emprendedor, por descuido o intencionalmente, deja que se borre la línea entre sus gastos y los del negocio.

En un momento determinado, las cuentas no saldrán porque primero que nada no se asignó un sueldo y utiliza sus tarjetas de crédito personales para asumir los costos del negocio, por lo que continuamente se pregunta: “¿A dónde se fue el dinero?”

La recomendación es que antes de comenzar tengas conocimientos previos sobre administración para que tu negocio presente menos riesgos de quebrar.

2. Adquirir deudas sin prever. Derivado de una mala administración, es muy fácil que los negocios comiencen a requerir capital para sus funciones básicas, es decir, para operar, en esas circunstancias lo más viable es solicitar un crédito.

Y si bien es cierto que hoy por hoy es más sencillo aplicar para tener un crédito, la realidad es que una deuda no planificada puede generar riesgos muy graves en una empresa, al punto de llevarlas a la bancarrota.

Para evitar eso, es necesario crear proyecciones a corto, mediano y largo plazo, éstas te permitirán delimitar el grado de endeudamiento que es capaz de soportar cada unidad de negocio.

Es importante que conozcas el punto de equilibrio entre la deuda que se adquiere, tu capacidad de pago y cuándo vas a poder recuperarte para no tener problemas a futuro.

3. Cero estrategias. Cuando se inicia un negocio debe pasar un tiempo para que se obtengan ganancias, por ello, se debe contemplar, que por lo menos durante el primer año, el emprendedor tendrá que invertir. Aunque depende de cada giro, es un tiempo promedio.

Una empresa debe atravesar por el proceso de estabilización, maduración y consolidación, lo cual debe de estar contemplado en la estrategia financiera. Se deben identificar cuáles son los costos, la competencia, los precios y cómo se introducirá el producto o servicio al mercado.

Todo proyecto requiere tiempo para madurar, lo mejor es no aprender sobre el ensayo y error, sino comenzar de manera sólida para que tu empresa no forme parte de las estadísticas del fracaso.

Pin It on Pinterest