Cómo Administrar mi Dinero, Finanzas personales

Presupuesto para Regalos de Navidad

presupuesto para regalos de navidad

La navidad es una época llena de celebraciones, vacaciones y gastos que son inevitables, ya que hay veces que en la oficina es obligatorio el intercambio de regalos, entre los miembros de la familia o bien es el momento del año que puedes tener tus vacaciones. Así que, debes de crear un plan financiero, que incluya un presupuesto para regalos de Navidad, para que no te agarre desprevenido y puedas aprovechar las fiestas. 

Ve cuánto puedes gastar

Primero que nada debes saber y separar lo que vas a utilizar para esta temporada. No todo lo que llega en ingresos, se tiene que ir porque no lo tenías “contemplado”.

  • Haz un tabulador de los gastos fijos que debes cubrir cada mes y cubre los que tienes hasta enero, con la mitad del aguinaldo. Te ayudamos a elaborar el tuyo, en este blog <<Presupuesto Personal para mejorar tus finanzas>>
  • Guarda un porcentaje para llegar a la primer quincena de enero, no debes quedarte en ceros.
  • Lo que sobra o la mitad del aguinaldo -seguro es razonable ya que la entrada es mayor- úsalo para los regalos de navidad.

Así quedó: 50% del aguinaldo para gastos fijos, el otro 50% del aguinaldo para gastos navideños y el salario lo divides para llegar a enero.

Ten una lista de gastos y regalos

Prioriza de lo más indispensable a lo que puedas descartar si salen del presupuesto, por ejemplo: la comida de navidad entraría en lo indispensable junto con el regalo de la suegra, sin embargo, la oferta del tostador portátil para ir acampar es un gusto y ese puede ser que no sea necesario.

Ya que tengas la lista divídelas en dos: Gustos y Necesidades. Cubre la de necesidades primero y si tus ingresos lo permiten, podrás cubrir los deseos, sino tendrás el top5 de ella, será bastante gratificante. Lo importante aquí es que no debes derrochar todo pero si tener regalos de navidad.

No uses el dinero de un sólo lugar

Para evitar que tu seas tu propio enemigo gastalon estas fiestas, es importante que el dinero que ya destinaste previamente a los diferentes gastos se pongan en cuentas separadas con el propósito de que no te vayas a gastar por “error” el dinero para la renta, en un regalo muy bello para navidad. Si no ves el dinero, si no lo tienes a la mano es más difícil gastarlo.

Anticipa tus compras

No compres por comprar, a veces saber a quién le regalarás y que comprarás es más importante de lo que crees. Saber o tener una lista de posibles regalos en estas fechas te evitará que tus compras sean precipitadas y desorganizadas. Investiga el mejor lugar para realizar tus compras, indaga su disponibilidad en tienda y ve que te conviene más, a veces quedarse con la primera opción puede no ser la mejor.

Ten en cuenta que las ofertas en los productos son previas a las festividades, así que si tienes la lista antes podrás lograr encontrar todo lo que quieres a un buen precio.

En estas fechas si lo planificas lograrás comprar de manera óptima. Que nada evite que disfrutes el tiempo en familia y amigos, no te endeudes y organiza tus gastos para que así todo sea espíritu navideño.

Si aprovchaste El Buen Fin para adelantar tus compras, es buen momento para valorar si te conviene consolidar tus deudas con una más barata. ¿Qué opinas?

 

Cómo Administrar mi Dinero

6 formas de remodelar tu casa con poco presupuesto

Una casa es un gran patrimonio que requiere inversión de tiempo y dinero para mantenerse en buenas condiciones durante muchos años. Pero ¡ojo! No deberías pagar arreglos demasiado costosos si no sabes exactamente dónde valdrá la pena el desembolso.

Antes de iniciar cualquier arreglo en tu casa verifica cuánto dinero tienes y qué quieres hacer exactamente. La falta de claridad en esos dos aspectos es la principal razón para dejar inconclusa o incluso nunca empezar una remodelación.

Reparar un inmueble puede ser tan accesible o costoso como nos lo propongamos; si de antemano sabes que tu presupuesto es limitado, lo mejor es priorizar antes de lanzarte a la aventura.

Recuerda que en una remodelación podemos incluir el mantenimiento, la estética, el acondicionamiento de espacios particulares (por ejemplo, para la llegada de un bebé), o incluso aumentar los metros cuadrados de tu propiedad.
Ten en mente que existen dos grandes tipos de reparaciones:

  • Las menores: que tienen qué ver con cambiar muebles o jardinería, y en las que se aconseja gastar un máximo del 10% del valor de la casa.
  • Las estructurales: implican construir, ampliar, hacer acabados. Los expertos recomiendan que no se gaste más del 30% del valor de la propiedad en este tipo de cambios.

Si vas a realizar acciones de mejoramiento en tu propiedad y no quieres quedar en la ruina considera estos aspectos antes de iniciar:

1. Analiza y prioriza lo más importante

Si eres el dueño de la vivienda desde varios años, seguramente conoces a la perfección los puntos fuertes y débiles de tu casa; desde el cuarto de estar que adoras, hasta las tuberías que solo traen problemas.

Entonces, si vas a hacer una remodelación, empieza por los rincones urgentes, aquellos que requieren especial atención y que te quitarán dolores de cabeza.
Aunque existen muchos espacios que puedes arreglar tú mismo, considera si necesitarás mano de obra especial para aquellos arreglos que superan tus capacidades; es recomendable contratar servicio profesional para evitar más gastos por tener qué hacer las cosas dos o tres veces.

Antes de contratar a cualquier persona, compara varios presupuestos. Recuerda que pagar servicios de buena calidad quizá te parezca un gasto alto en ese momento, pero te puede ahorrar mucho dinero en el futuro.

2. Busca materiales de buena calidad y baratos

Existen muchos materiales que facilitan remodelaciones baratas, sencillas, y que pueden hacer grandes cambios; la clave es comparar al menos tres productos y/o tiendas de cada insumo que necesites adquirir.

3. Las mejoras a la cocina siempre son buena inversión

Junto con el baño, son los dos espacios que mayor desgaste tienen en una casa. Cualquier inversión en estos espacios, será una buena manera de añadir valor a tu patrimonio. En la cocina, considera revisar revestimientos vinílicos, materiales de PVC, pinturas antihumedad.
La pintura para una casa es otras de las remodelaciones ideales para darle un nuevo aire, pues mejora cualquier estancia y la hace más agradable. Si el presupuesto para pintar la cocina – o cualquier otro espacio de la casa- es muy alto, puedes ponerte de acuerdo con otros vecinos que quieran pintar sus espacios también y conseguir un mejor precio por mayoreo.

4. Cambios sencillos para el cuarto de baño

Si los sanitarios no necesitan ser cambiados en su totalidad, una buena idea puede ser renovar detalles como los grifos del lavabo y la regadera. Los pequeños cambios ayudan a dar una apariencia mucho más moderna.

5. Renovación de ventanas

Las ventanas pueden quedar como nuevas, simplemente con lijar y pintar los marcos. Unas cortinas que den una nueva iluminación también hacen una gran diferencia.

6. Nueva distribución

Una reforma instantánea, gratuita y solo requiere un poco de esfuerzo físico es cambiar, de vez en cuando, el acomodo de los muebles. No solo en la sala o el recibidor, sino en las recámaras y todos los espacios de la casa donde sea posible intentar un acomodo distinto de los muebles.

Transforma tu vivienda y añade plusvalía a tu inmueble sin gastar grandes mucho dinero. Si optarás por la ayuda de un profesional para algunas reparaciones, ten claro tu presupuesto antes de pagar por los arreglos “menos urgentes” de la casa.

También puedes ahorrar mucho en casa con otras acciones para aprovechar recursos como luz natural y compartir gastos cotidianos. En el blog de Comparaguru.com te ayudamos a utilizar mejor tu dinero ¡siempre!

Cómo Administrar mi Dinero

Tips para administrar tu negocio

Ser emprendedor tiene muchos retos, entre ellos manejar de manera adecuada los recursos. Aquí te damos algunos tips para administrar tu negocio.

Realizar un presupuesto, establecer los límites de endeudamiento y la capacidad para enfrentar créditos, deberían ser cosas muy fáciles de aplicar tanto a las finanzas personales como a las de tu empresa, pero volvemos al hecho de que no tenemos educación financiera.

La verdad es que no es tan complicado, pero a veces es muy fácil perder de vista la línea entre tus gastos y los de la empresa, por ello, te dejamos estas sugerencias para que tu negocio sea viable en la parte financiera.

-Al César lo que es del César. Si no divides tus gastos de los de tu empresa, siempre tendrás problemas de liquidez, porque no tendrás idea de a dónde se fue el dinero.

Lo primero que debes hacer es asignarte un sueldo, creer que todo es tuyo porque eres el dueño es un error bastante grande e impedirá que tu negocio pase al siguiente nivel. De esta manera, sabrás cuánto gastas en tu empresa, cuánto entra y así podrás darle un mejor uso a los recursos.

-Disciplina, tu aliada. Realizar un presupuesto para tu empresa en donde contemples tu sueldo y el de los demás trabajadores te ayudará a administrar mejor el dinero porque sabrás exactamente con cuánto cuentas.

Ello es especialmente importante cuando la empresa es de reciente creación o apenas comienza a estabilizarse.

-Si puedes, pero no debes hacerlo todo. Un jefe debe estar al pendiente de todos los asuntos de la empresa, sin embargo, ello no quiere decir que no debas delegar, porque llegará un momento en el que inevitablemente se te saldrá de las manos.

Debes contratar a profesionistas especializados en diversas áreas, como por ejemplo en administración, así como en las que son indispensables para que tu negocio funcione, las que son el corazón del negocio.

-Mantén el control. Si no lo controlas, el desastre llegará tarde o temprano. Guarda los documentos importantes como pólizas de seguros, contratos, recibos de pagos y documentos fiscales en un lugar específico. También debes realizar un inventario cada cierto tiempo para mantener el control de ello.

-Utiliza inteligentemente tus recursos. Si vas a realizar pagos, utiliza tarjeta, pero de la empresa, no la personal, este sencillo paso te ayudará a llevar un registro de las transacciones efectuadas y es mejor que el efectivo, ya que te sirve para llevar un control de todo lo que gastaste. La banca en línea es una excelente herramienta, revisa tu estado de cuenta cada que llegue y compáralo con los tickets.

Que tu negocio llegue a donde quieras depende fundamentalmente de ti, de tu disciplina y de que apliques tus conocimientos de administración en él. Nadie dijo que sería fácil, pero tampoco es imposible.

Finanzas personales

Tips sobre cómo administrar las finanzas personales

Si eres de las personas que le huyes a hablar del dinero y no tienes ni idea de cómo administrar las finanzas personales, esto es para ti.

Lamentablemente el tema de finanzas personales es algo en lo que nos involucramos hasta que comenzamos con nuestra vida laboral, por lo que, de no saber cómo manejarlo, se convierte en un eterno dolor de cabeza.

La mayoría de las personas tenemos con el dinero una relación de amor-odio. Por un lado, es el fruto de nuestro trabajo y lo necesitamos para comprar todo lo que necesitamos y queremos. Por el otro, ¿cuántas veces no hemos escuchado decir? ¡Maldito dinero, no me rinde! O ¡No alcanza para nada!

En realidad no es que el dinero nos haga la mala jugada de resbalarse de nuestras manos o desaparecer como por arte de magia apenas cambiamos un billete y nos quedamos con monedas. Es más bien que no sabemos administrarlo, ni hacer un adecuado uso de él y, por lo tanto, no llevamos un manejo eficiente de nuestros recursos.

Si ese es tu caso, estos tips te van a ayudar:

Valora tu dinero: No seas de los que apenas reciben su pago y lo primero que hacen es gastárselo. Tan sólo piensa que te llevó, por lo menos, 15 días ganarlo como para que en un solo día acabes con él.

Presupuesta: Es básico hacer un presupuesto y determinar en qué lo vas a gastar. Determina prioridades, qué necesitas y qué es lo que quieres lograr. Si requieres un poco más de información sobre cómo elaborar un presupuesto, da click aquí.

Agenda el pago de servicios: Que no se te pase y termines pagando recargos. Paga a tiempo la luz, el agua, el teléfono, el predial y todos aquellos servicios que consumes para evitar incurrir en gastos innecesarios.

Ahorra: Habrá metas que te llevará más tiempo alcanzar pero no por eso es imposible. Así que dentro de tu presupuesto destina una parte al ahorro. Ya sea para el corto o largo plazo, o de ser posible para ambos casos, pero ahorra. ¡Ojo! No lo que te sobre, sino un monto en específico que destines para este fin.

Compras inteligentes: Gasta, compra lo que te guste, pero antes compara y no por darte un gusto descobijes las necesidades primordiales que necesitas cubrir.

Haz eficiente tu gasto: Analiza, ¿en qué estás gastando de más? Tal vez en lugar del taxi, puedes utilizar el transporte colectivo, o incluso la bicicleta. Y lo mismo en cada cosa que compres. No está mal comer en algún restaurante, pero a lo mejor no tan seguido. Otro día puedes preparar algo tú mismo en casa y, en lugar de ir cada 8 días al cine, rentar una película en casa.

Paga tus deudas: Si tienes deudas, págalas. Nada mejor que vivir tranquilo.

Educación Financiera

Controla tus gastos en esta Navidad

Las posadas están a la vuelta de la esquina y con ellas, el 25 y 31 de diciembre, para culminar con el día de Reyes y ¿por qué no? ¡Que la fiesta dure hasta el día de la Candelaria! Aquí la pregunta es: ¿cómo andamos de dinero?

Es común escuchar que en casa no habrá regalos de navidad este año, aunque el cierre de este 2014 es complicado para la economía mexicana, sí se puede ahorrar o no endeudarse en esta temporada.

Gastos:

1. Conoce tus posibilidades. Una vez que recibiste tu aguinaldo y el último sueldo del año, analiza cuáles son los gastos fijos por hacer, qué deudas hay que pagar y cuánto debo ahorrar para iniciar enero con el pie derecho. Una vez establecido lo anterior, tu excedente es lo que tienes para gastar en esta temporada.
2. Analiza las formas de pago que utilizarás, recuerda que al salir de compras, es mejor llevar lo necesario. Si llevas la tarjeta de crédito, ten mucho cuidado: conoce tu límite de crédito y anota cada compra que hagas con la tarjeta..
3. Mantén un registro de tus compras, lleva una lista de lo que debes comprar, lo que ya adquiriste y lo que falta. Apégate ella, tu bolsillo te lo agradecerá.
4. Ve planeando el ahorro para la siguiente navidad. Si te propones ahorrar un 10 por ciento de tu sueldo como mínimo, durante todo el año, a finales del 2015 tendrás un buen presupuesto para los regalos y la cena.

Decoraciones:

1. La mejor opción es reciclar los adornos de años anteriores, siempre se les puede hacer una modificación o mejora, generalmente están hechos de materiales que se encuentran fácilmente en las papelerías.
2. Puedes aplicar un “hágalo usted mismo”, con tutoriales en internet y cosas para imprimir, se pueden hacer los adornos entre las familias y hasta mejorar diseños.
3. Aunque si prefieres comprar, sin duda la mejor época es cuando se acaba la temporada decembrina, porque los comerciantes bajan los precios de los productos que no quieren que les ocupe espacio por un año en la bodega

Regalos:

1. El mejor consejo es ir comprando los regalos desde septiembre u octubre, hay mejores precios y hay más variedad, además tienes más tiempo de visitar varias tiendas y comparar precios.
2. Pero si ya te alcanzó la temporada, lo recomendable es ir a un punto de tu ciudad donde haya varias tiendas, así te ahorras tiempo, gasolina y puedes comparar precios.
3. Pregunta por las políticas de cambios en el caso de ropa y zapatos, además de las garantías de los productos electrónicos, guarda los tickets y vouchers.
4. El mejor regalo no es el más caro, hay infinidad de cosas que se pueden hacer o conseguir para regalar, sólo echa a volar tu imaginación.
5. Haz un intercambio. Entre la familia o amigos, pueden ponerse de acuerdo y con el precio máximo, así cada quien compra un obsequio y todos tendrán al final un regalo.

Cena:

1. Nuevamente toma en cuenta el presupuesto que tienes para estas reuniones importantes, hay productos que se pueden comprar a lo largo del mes y con eso, poco a poco se va llenando la alacena, fíjate en las fechas de caducidad, pero antes de salir al supermercado, haz una lista de lo necesario y no te salgas de lo que tienes anotado, así evitarás comprar cosas que no necesites para la cena navideña o de año nuevo.
2. Organízate con la familia, cada quien puede aportar para la cena con recetas e ingredientes de la temporada.
3. Evita las compras de pánico, no salgas el 24 de diciembre o el 31 en la mañana a comprar lo necesario para la cena, puedes aun hacerlo con antelación y compra solo las porciones que vayas a requerir.

No olvides que en enero aun hay que hacer pagos fijos y una alacena por llenar, así que haz cuentas y no te salgas del presupuesto. Expertos coinciden en que es mejor hacer un ahorro durante todo el año, para que al llegar diciembre, se pueda comprar sin preocupaciones o sin endeudarse.

Pin It on Pinterest