Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera

Cómo destinar el porcentaje de los ingresos en tu hogar

Decidir cómo destinar el porcentaje de los ingresos del presupuesto, puede ser la diferencia entre progresar o vivir endeudado.

Con mucha frecuencia suelo escuchar personas que reconocen “no sé cómo administrar mi dinero” y “no sé ni en qué me lo gasté pero mi pago no rindió”. Este problema tan frecuente entre los mexicanos es el resultado de una mala administración. No sabemos en qué gastamos, ni cuánto es lo que destinamos a determinados pagos que resultan indispensables para sobrevivir.  Por esta razón te compartimos algunas ideas que pueden resultarte de utilidad para una mejor gestión de tus gastos.

Cómo destinar un porcentaje de los ingresos:

  • Al ahorro (10%)
    Es de suma importancia que consideres tu ahorro en la división de los ingresos. Tiene tanta importancia como el resto de los rubros que buscarás cubrir con tu ingreso, sin embargo es necesario cambiar el “chip” de que el ahorro es aquello que nos sobra una vez que pagamos todos nuestros compromisos, por un rubro fundamental al que debes atender con un porcentaje de tu ingreso.
  • Pagar la hipoteca o la renta (30%)
    Al momento de decidir si vas a comprar o rentar un departamento o casa, ya sea que consideres sólo tus ingresos o los sumes con tu pareja, calcula que una tercera parte es lo recomendable para no comenzar a ponerte tu mismo la soga al cuello. De esta manera podrás saber qué vivienda está al alcance de tu presupuesto antes de tomar una decisión. Incluye en este rubro el pago de los servicios y mantenimiento del mismo.
  • Alimentación (16%)
    Aquí están consideradas tanto la comida del día a día como la de los fines de semana. Por eso es importante que calcules y encuentres maneras de ahorrar. Es común observar que al inicio de la quincena los restaurantes están llenos y para fin de mes todo mundo opta por los puestos callejeros. ¡Que no te pase! Adminístrate para que no llegue el día en que te quedes sin comer.
  • Transporte (13%)
    Ya sea que pagues transporte público o la mensualidad de tu vehículo nuevo con todo y gasolina, destina en este rubro los gastos que resuelvan tu tema de movilidad.
  • Pagar tus deudas (10%)
    En este renglón están considerados los productos de crédito como tarjetas de crédito bancarias o departamentales, así como créditos de nómina, personales o familiares. Lo ideal es que esta cifra pueda estar en su nivel mínimo, de lo contrario terminas en situaciones donde tus pagos mensuales son superiores a lo que percibes de ingreso.
  • Seguros y previsión (10%)
    El rubro de la previsión es obligado en la división de tus ingresos. Contrata algún seguro de vida, de gastos médicos, un plan de gastos funerarios o el seguro educativo de tus hijos. Existen muchas opciones en el mercado y de diferentes precios que pueden ayudarte a estar preparado ante una emergencia financiera y así evitar un desfalco.
  • Vestido y cuidado personal (7%)
    Una parte especial de tu presupuesto debes dedicarlo para comprar ropa para tu familia. Aquí se incluye el corte de pelo, manicure o cosméticos; así como los zapatos y ropa para estrenar. No destinas dinero de más en este rubro; compra inteligente para vestir presentable de acuerdo con tu nivel de ingreso.
  • Entretenimiento (4%)
    No tiene nada de malo divertirse, salir con los amigos, ir al cine, salir de fiesta o incluso darse algún gusto especial, lo importante es mesurar este renglón para no descobijar otros más importantes.

Determina prioridades, establece objetivos y organízate para llevar un mejor manejo de tu ingreso y con ello garantizar un mejor futuro para ti y tu familia.

 

Te invitamos a leer también 5 Maneras de evitar que tus bolsillos sufran por los gastos hormiga

 

 

Pin It on Pinterest