Cómo Administrar mi Dinero, Finanzas personales

Presupuesto para Regalos de Navidad

presupuesto para regalos de navidad

La navidad es una época llena de celebraciones, vacaciones y gastos que son inevitables, ya que hay veces que en la oficina es obligatorio el intercambio de regalos, entre los miembros de la familia o bien es el momento del año que puedes tener tus vacaciones. Así que, debes de crear un plan financiero, que incluya un presupuesto para regalos de Navidad, para que no te agarre desprevenido y puedas aprovechar las fiestas. 

Ve cuánto puedes gastar

Primero que nada debes saber y separar lo que vas a utilizar para esta temporada. No todo lo que llega en ingresos, se tiene que ir porque no lo tenías “contemplado”.

  • Haz un tabulador de los gastos fijos que debes cubrir cada mes y cubre los que tienes hasta enero, con la mitad del aguinaldo. Te ayudamos a elaborar el tuyo, en este blog <<Presupuesto Personal para mejorar tus finanzas>>
  • Guarda un porcentaje para llegar a la primer quincena de enero, no debes quedarte en ceros.
  • Lo que sobra o la mitad del aguinaldo -seguro es razonable ya que la entrada es mayor- úsalo para los regalos de navidad.

Así quedó: 50% del aguinaldo para gastos fijos, el otro 50% del aguinaldo para gastos navideños y el salario lo divides para llegar a enero.

Ten una lista de gastos y regalos

Prioriza de lo más indispensable a lo que puedas descartar si salen del presupuesto, por ejemplo: la comida de navidad entraría en lo indispensable junto con el regalo de la suegra, sin embargo, la oferta del tostador portátil para ir acampar es un gusto y ese puede ser que no sea necesario.

Ya que tengas la lista divídelas en dos: Gustos y Necesidades. Cubre la de necesidades primero y si tus ingresos lo permiten, podrás cubrir los deseos, sino tendrás el top5 de ella, será bastante gratificante. Lo importante aquí es que no debes derrochar todo pero si tener regalos de navidad.

No uses el dinero de un sólo lugar

Para evitar que tu seas tu propio enemigo gastalon estas fiestas, es importante que el dinero que ya destinaste previamente a los diferentes gastos se pongan en cuentas separadas con el propósito de que no te vayas a gastar por “error” el dinero para la renta, en un regalo muy bello para navidad. Si no ves el dinero, si no lo tienes a la mano es más difícil gastarlo.

Anticipa tus compras

No compres por comprar, a veces saber a quién le regalarás y que comprarás es más importante de lo que crees. Saber o tener una lista de posibles regalos en estas fechas te evitará que tus compras sean precipitadas y desorganizadas. Investiga el mejor lugar para realizar tus compras, indaga su disponibilidad en tienda y ve que te conviene más, a veces quedarse con la primera opción puede no ser la mejor.

Ten en cuenta que las ofertas en los productos son previas a las festividades, así que si tienes la lista antes podrás lograr encontrar todo lo que quieres a un buen precio.

En estas fechas si lo planificas lograrás comprar de manera óptima. Que nada evite que disfrutes el tiempo en familia y amigos, no te endeudes y organiza tus gastos para que así todo sea espíritu navideño.

Si aprovchaste El Buen Fin para adelantar tus compras, es buen momento para valorar si te conviene consolidar tus deudas con una más barata. ¿Qué opinas?

 

Finanzas personales

El mejor uso del dinero en el Buen Fin

Se acerca el Buen Fin, y con ello la tentación de gastar y poseer algunas necesidades o carprichos, con la promesa de una ganga. Así que entremos en materia.

¿Conviene gastar en el Buen Fin?

Si es un producto que necesitas, y que de cualquier forma comprarías fuera de la promoción, ¡entonces adelante! Estás generando un ahorro al comprar un producto más barato. Si es un capricho, o un producto deseable, entonces hay que pensarlo mejor, pues depende si ese deseable lo adquieres con deuda o no.

¿Puedes pagar el producto de contado?

Con esto me refiero a que tienes dinero ahorrado, o que aún cuando lo pagues con tarjeta serás totalero (liquidando el total antes de que tu tarjeta genere intereses). Si la respuesta es sí, entonces adelante. Si la respuesta es no, entonces mucho cuidado. Te recomiendo no comprarlo aún cuando el precio de lista sea más barato que en otras épocas del año. Endeudarte para comprar un producto que no es de primera necesidad no es recomendable. Pero no creas sólo en lo que yo te digo; vamos a hacer un ejercicio…

Supongamos que quieres comprar una televisión de 10 mil pesos, pero no cuentas con los fondos. Así que decides pagar la compra con tu tarjeta de crédito, que tiene una tasa “preferencial” del 35% anual. Para simplificar el ejercicio, supongamos que sobre esta sola compra realizas el pago mínimo de tu tarjeta para no caer en mora (Ojo: el pago mínimo es diferente al pago total para no generar intereses). Considerando que en México la ley dicta que deberás de pagar dentro del pago mínimo al menos el 1.5% de capital (y el resto interés), entonces proyectemos los pagos de tu tele a 3 años que financiaste con tu “baratísima” tarjeta de crédito:

En esta tabla notarás que después de 3 años de pagar mínimos sobre este producto, has pagado ya un total de $13,661.32. ¡Pero oh sorpresa, pues sólo $4,196.31 se fueron al pago del capital inicial para comprar la tele!  Así que a pesar de haber ya pagado más que el valor original de la tele, todavía debes más de la mitad ($5,803.69).  ¿Ves la importancia de evitar este tipo de compras impulsivas con tu tarjeta?  Supongamos que la tele tenía un descuento del 30% (de 13 mil estaba rebajada a 10 mil), y que después de 3 años te llega una lanita para liquidar anticipadamente tu deuda.  Entonces habrás pagado $13,661.32 + $5,803.69  = $19,465.01 (casi el doble) por tu tele. En lugar de ahorrarte 3 mil pesos por el descuento, terminaste pagando $6,465.01 adicionales ($19,465.01 – $13,000).  Cuidado con las promociones de meses sin intereses, pues si bien puedes ahorrarte intereses durante algunos meses, después la deuda puede alcanzarte.   Recuerda que aún cuando sea a meses sin intereses, si no tienes para pagar el capital completo cada mes (por ejemplo 10,000 a 6 meses sin intereses = $1,667 por mes), entonces tu deuda que nació sin intereses sí generará intereses a la tasa del 35% de tu tarjeta, o peor aún, podrías caer en mora y dañar tu historial crediticio.

¿Qué recomiendas hacer con el Buen Fin?

El mejor uso de tu dinero en el Buen Fin (más si te adelantaron tu aguinaldo para aprovechar este prestigioso evento), y estás endeudado, es pre-pagar otras deudas.  ¿Por qué?  Imagínate ahora que tienes 10 mil pesos para gastar en tu tele por tu aguinaldo. Así que no incurrirías en una deuda adicional para comprar la tele. Sin embargo, vienes arrastrando deudas en tus tarjetas de crédito (supongamos a la misma tasa del 35%).  Así que mejor no 1) compres tu tele, 2) no inviertas tu dinero (a menos que la inversión te dé una tasa mayor al 35% anual, que es imposible), sino 3) ¡PREPAGA TU ADEUDO PARA AHORRAR UNA GRAN CANTIDAD DE DINERO EN PAGOS DE INTERÉS INNECESARIOS!

Conclusión

  1. Si quieres comprar en el Buen Fin, sobre todo productos deseables, evita hacerlo con deuda.
  2. Si has ahorrado para realizar compras en el Buen Fin, pero estás endeudado con deudas caras (i.e., tarjetas de crédito), evita realizar las compras y prepaga tus adeudos.
  3. Si has ahorrado o tienes el monto para ser totalero, y no estás arrastrando deudas caras, entonces aprovecha este Buen Fin 2017 y mucha suerte en tu búsqueda de gangas.

*Este artículo es una colaboración de Gerardo Obregón, Director General y fundador de Prestadero

Finanzas personales

6 consejos para “El Buen Fin”

El buen Fin 2014

La fiebre por El Buen Fin ha llegado, muchas personas ya están ansiosas porque se lleguen las fechas del 14 al 17 de noviembre y quieren ser las primeras en adquirir los artículos a los que ya les echaron el ojo. Lamentablemente algunos aun no logran cubrir lo que gastaron el año pasado.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), en el  2011 El Buen Fin arrojó ganancias de 106 mil millones de pesos, en el 2012 crecieron a 149 mil millones de pesos; en el 2013 llegó a 173 mil millones, para el 2014 se prevé que la suma de lo que los consumidores gasten, rebase los 200 mil millones de pesos en todo el país.

Para evitar descalabros financieros te recomendamos que pongas atención a estos consejos:

  1. Haz un presupuesto: no se trata de tablas ni complicadas cuentas, simplemente toma un papel, un lápiz y anota cuánto ganas, cuánto gastas en esas fechas y a cuánto ascienden tus deudas. Haz las matemáticas y el resultado es lo que te sobra para gastar en El Buen Fin. Si la respuesta es sumarle a las deudas, mejor piénsalo dos veces, no vaya a ser que termines con una resaca financiera.
  2. Consume inteligentemente: haz una lista de todo lo que quieras comprar y establece prioridades, una vez decidido el artículo del deseo, pregúntate ¿realmente lo necesito? ¿Qué uso le voy a dar? Además se recomienda que la compra elegida, sea de larga vida, por ejemplo, si ya no sirve tu refrigerador, éste sería un buen momento para cambiarlo.
  3. Compara: Todavía estás a tiempo de visitar varias tiendas (mínimo tres) y verificar los precios del artículo que quieres comprar, además del costo te recomiendo que compares la calidad, la garantía que te dan las tiendas y la forma de pago, así, al momento de llegar las ofertas, acude a los establecimientos que más te hayan convencido y compara si con las promociones, los precios son más bajos.
  4. Ojo con los meses sin intereses: Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las quejas de quienes utilizan una tarjeta de crédito o débito, aumentan casi un 20 por ciento durante diciembre y enero ¿por qué?, pues hasta que llega el estado de cuenta, es cuando los consumidores pueden checar cómo las tiendas hicieron los cargos y precisamente la queja más frecuente es porque los establecimientos prometieron “meses sin intereses” y en realidad hacen el cargo por el monto completo. Antes de dejar que deslicen tu tarjeta, pregunta ¿cómo me aparecerá el cargo en mi tarjeta?
  5. No te acabes el aguinaldo: Algunas  empresas adelantan la mitad del aguinaldo a los trabajadores. Intenta hacer un ahorro de un porcentaje de tu aguinaldo o liquida tus deudas; no hagas compras impulsivas, destina una parte de ese dinero para abrir una cuenta de ahorro, la cual podrás incrementar a lo largo del siguiente año. Recuerda que en enero todavía hay varios pagos por hacer. Si das el tarjetazo, con el efectivo, puedes cubrir ese gasto y te ahorras los intereses.
  6. Compras por internet: Verifica que sea un sitio seguro, debes de cuidar tus datos personales y obviamente también los detalles de tus tarjetas. En la parte superior derecha de la barra de estado en tu pantalla, debe aparecer el ícono de un candado, eso quiere decir que estás navegando en un sitio que respetará tu información. Jamás hagas compras conectado a la red en lugares públicos.

Recuerda, establece prioridades y compara;  guarda tus vouchers y no olvides que tu tarjeta de crédito no es efectivo extra, te recomendamos que sigas estos puntos para que lo último que pierdas sea tu dinero.

Pin It on Pinterest