Educación Financiera, Finanzas personales

¿Qué tan listo estás para una crisis financiera?

En la finanzas personales hay altas y bajas ya que va de la mano con la vida, así que  es inevitable que existan momentos de crisis financiera. Debes estar consciente y preparado para recibir estos periodos, saber actuar y ser preciso en la toma de decisión para que la solución se vea reflejada a largo plazo.

Compartimos algunos consejos contigo para actuar de manera eficiente ante  una crisis económica:

Reducir gastos

Realizar un recorte de gastos desde aspectos básicos, ya que puede ser tu mejor opción, por ejemplo: haz despensa y come siempre en tu casa, evita los gastos hormiga con antojos, carga con el efectivo esencial en la cartera.

Sugerimos hacer esto antes de una crisis para generar un hábito pero ya en el ojo del huracán, debes ejercerlo sin dudar, ya que el no gastar hará que tu crisis pase más rápido y los sacrificios serán a corto plazo. 

Fondo de ahorro

Sé que suena difícil y más teniendo la palabra ahorro al que no estamos acostumbrados. Sin embargo, el depositar un monto fijo semanal o mensual en una cuenta, te ayudará a no tener el dinero a la vista y por consiguiente a no gastarlo.

Es importante que ahorres una suma considerable sin dejarte desamparado, esto dependerá de cuanto ganes pero un 15% o 20% de tu ingreso mensual puede ser un buen inicio.

Sobre todo porque es el colchón de la caída en una emergencia, no te des el gusto de usarlo en otro momento.

Seguro

Puede ser del que quieras, nuestra recomendación es que tengas los más posibles porque una persona preparada en sus finanzas vale por dos. Existen varios seguros que brindan diversos servicios, lo importante es que te dan una estabilidad y un pilar para que el día de mañana no estés varado con un problema más grande que tus posibilidades.

El vivir el ahora con tranquilidad tiene que ver con una proyección de posibilidades al futuro, por eso te compartimos una lista de posibles seguros a considerar en tu sistema financiero:

  • Salud.- gastos médicos mayores o generales.
  • Hogar.- para cualquier posible accidente y no quedarte parcial o totalmente sin un techo sobre ti.
  • Auto.- si tienes un automóvil es importante que lo tengas, ya que aunque manejes muy bien puedes sufrir el error de un tercero.
  • Vida.- en estos seguros pueden asegurar una muerte tranquila para tus familiares.

Tarjeta de crédito.

Ponle pausa a su uso o guárdala en el cajón de los calcetines, sabemos que es muy fácil pagar con tu tarjeta de crédito pero tienes que tener claro que es un dinero prestado y que tiene fecha de devolución. Es un hábito que daña tus  finanzas al no saber usarlo o usarlo sin medida ya que, es muy probable que entres en una crisis al no recordar la cantidad y cuando veas lo que tienes que pagar a la fecha de corte no sabrás por donde vino.  Evita usar tu tarjeta de crédito para gustos momentáneos y guárdala para ocasiones en las que sea totalmente necesario o en las que te convenga.

Todos los puntos anteriores se pueden llevar a cabo como actos preventivos a una crisis económica pero de igual manera se ejercen durante, para poder sobrellevarla con más claridad y apoyo.

Ten presente que tú eres el único que puede hacer bien o mal el camino de tus finanzas, pisarlo y recorrerlo. Así que no lo desprecies y hazlo tu mejor amigo para que se acompañen en las buenas y las malas.