Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

Primero ahorra dinero y después gasta

Hemos escuchado la frase: Primero ahorra dinero y despés gasta. ¿Te has puesto a pensar en qué podrías lograr si antes de gastar ahorras?

Es una cuestión recurrente que tenemos la tendencia de ahorrar el dinero que nos sobra después de que ya gastamos en nuestros gustos, en lugar del hábito de ahorrar y lo que nos sobre de aquello que hemos destinado a nuestro ahorro, gastarlo.

¿Te ha pasado?

Este es un hábito difícil de romper, y no se trata de que de un día para otro deje de suceder, pero es importante generar conciencia al respecto para que no nos topemos con una cartera vacía al final de la quincena, una cuenta de ahorro en cero y un fondo de emergencia en emergencia. 

Pero, ¿cuáles son algunos de esos sanos hábitos financieros que podríamos ir adquiriendo y haciendo parte de nuestra vida para disfrutar de unas finanzas sanas?

Te dejamos aquí cuatro hábitos que pueden cambiar tu vida, atrévete a intentarlos.

  1. Tener una visión clara de cómo gastar. Esto se logra a partir de que cada mes antepongas el pago de tus gastos fijos sin demoras, apoyándote de sistemas automatizados, como pueden ser los pagos domiciliados de servicios y tarjetas de créditos. 
  2. Aprovechar tus recursos. Esto se trata no solo de no comprar por comprar, sino también de sacar partido a todo lo que aún tienes y puede ser de utilidad, pues antes de comprar o desechar ropa, zapatos o electrodomésticos, está la opción de poder repararlos y continuar sacándoles provecho durante toda la vida que les quede.
  3. No es necesario que tengas todas las tarjetas de crédito que te ofrecen. Entre más tarjetas de crédito tengas, más gastarás y tu capacidad de pago será menor ocasionando que te endeudes y por ende, tus finanzas se vean en aprietos. Aquellas tarjetas que no sean necesarias y más bien sean un lujo, puedes prescindir de ellas.
  4. Una forma sana de ahorrar y empezar a generar un respaldo económico eficiente es separando mes con mes el 1%0 de tu sueldo. El chiste de hacer esto no es gastarlo tan pronto como nos sea posible, sino  para crear un fondo de emergencias o para llegar a alguna meta económica más grande. 

Ahora que ya tienes herramientas para primero ahorrar dinero, prevenir y mejorar tus finanzas, no las eches en saco roto, mejor pónlas en práctica y verás que al cabo de unos meses ya no te estarás tronando los dedos. 

¿Quieres conocer las señales de alerta de que tus finanzas están riesgo? Te dejamos este blog 👉 7 Señales de que tus Finanzas Personales están en riesgo