Select Page

El concepto de ahorro es una parte fundamental en cualquier presupuesto, esto permite juntar dinero para tener recursos en el futuro. Para hacerlo de manera segura es importante no confiarle nuestros ahorros a cualquiera, la recomendación es siempre recurrir a instituciones financieras reguladas.

Los esquemas de ahorro informal son mejor conocidos como tandas, pirámides y más recientemente como: “La Flor de la Abundancia”, “Las Células de Gratitud”, “El Círculo de la Prosperidad”. De primera impresión resultan muy atractivas porque ofrecen enormes rendimientos en muy poco tiempo.

Estos esquemas funcionan de la siguiente manera: existe un organizador, que es el que está en el centro de la flor o en la cima de la pirámide, esta persona cuenta con dos personas de apoyo que se encargarán de reclutar a dos personas más cada uno y así sucesivamente.

Las personas reclutadas darán una aportación, que puede ir desde los cientos hasta los miles de pesos. El dinero recabado se le entregará a aquél que esté en el centro de la flor o en la cima de la pirámide. Posteriormente los demás subirán de nivel con la finalidad de llegar a al centro/cúspide y ser beneficiados con dinero.

Para que estos sistemas se mantengan, los integrantes requieren seguir captando dinero de nuevos ahorradores/ inversionistas, de lo contrario nunca llegarán a obtener dinero alguno.

Obviamente estos esquemas llegan a un punto donde son insostenibles y, al romperse la cadena, terminan en la disolución del esquema antes de que los que ya aportaron su dinero puedan recuperarlo. Es decir, los únicos que se vieron beneficiado fueron las personas que iniciaron el esquema.

No pongas en riesgo tu patrimonio, asegúrate siempre de depositarlo en manos seguras que responderán por él.


Este post es una colaboración de Buró de Crédito.  Visita su blog.
Síguelos en sus redes sociales: Facebook, Twitter, Google+

Pin It on Pinterest

Share This