Financiamiento

Préstamos entre particulares: una opción de crédito justa

¿Necesitas dinero para consolidar tus deudas o iniciar tu negocio? Hasta ahora la forma de obtenerlo había sido a través del banco, financieras o entre amigos y familiares.

La desventaja de estos mecanismos son las altas tasas de interés, comisiones ocultas o incluso  problemas con tus conocidos.

Internet ha cambiado la manera en cómo las personas pueden obtener un crédito, a través del financiamiento colectivo, o préstamos entre particulares.

Cómo funcionan los préstamos entre particulares por Internet

El financiamiento colectivo siempre ha existido. Por ejemplo: es muy común en las escuelas con los concursos de primavera donde las candidatas venden boletos o productos para financiarse.

Los préstamos entre particulares por Internet también son una forma de financiamiento colectivo y funcionan de manera muy similar: alguien solicita la ayuda de varias personas para reunir el dinero a manera de deuda, es decir: pagará ese crédito con intereses.

De esta forma los intereses pagados se traducen en rendimientos para los prestamistas o fondeadores. Quienes juegan el papel del banco: asumen el riesgo de la deuda y se quedan con los rendimientos.

La tecnología ha permitido crear plataformas de financiamiento colectivo a través de préstamos. De esta forma los prestamistas pueden elegir a quien quieren ayudar con su dinero y conocer el comportamiento de los créditos que han fondeado, rendimientos recibidos, comisiones pagadas, etc.

Esto es posible gracias a Internet, pues es más económico administrar una plataforma online que cientos de sucursales. Esta reducción de costos permite eliminar la brecha entre los intereses cobrados por las financieras y los intereses pagados a los ahorradores.

Prestadero es la primera plataforma en México que hace posible el financiamiento colectivo a través de préstamos entre particulares.

Por un lado: desde el sitio web es posible solicitar un crédito y seguir el proceso de fondeo hasta la entrega del efectivo así cómo los pagos mensuales. Por otro: los fondeadores pueden elegir los créditos donde desean prestar su dinero.

Pros y contras

Ventajas

Las tasas de interés son más bajas: una plataforma de préstamos entre personas te puede ofrecer tasas de interés más económicas que oscilan del 8% hasta el 30% anual.

Son préstamos online: las plataformas online reciben solicitudes todos los días del año, a cualquier hora, todo el servicio es a través de su página web.

Estados de cuenta en tiempo real: la mayoría de las plataformas de préstamos permiten conocer el estatus de tu crédito en tiempo real: desde que llenas la solicitud hasta que realizas el último pago del crédito.

Desventajas

Se requiere excelente historial: debido a que el riesgo lo asumen personas que no tienen la capacidad de un banco estas plataformas son muy exigentes y solamente aprueban solicitudes de personas con buen historial de crédito.

Por el momento, mientras este artículo es redactado, no existe una regulación de este modelo por parte de las autoridades mexicanas. Sin embargo la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ya trabaja en un marco regulatorio.

Recomendación

Actualmente existen distintas plataformas de financiamiento colectivo de créditos (préstamos entre particulares), cada una tiene características distintas en sus créditos. Si deseas ser parte de una plataforma como fondeador o como acreditado conoce los términos de su plataforma: rendimientos, intereses, comisiones etc. En una plataforma P2P auténtica los fondeaderos eligen directamente los créditos donde quieren prestar.

Financiamiento

Cómo usar una tarjeta de crédito: 4 consejos básicos

Es muy probable que pienses adquirir una tarjeta de crédito o que ya la tengas. Pero aún tienes dudas o sientes un poco de miedo de quedar endeudado(a) hasta el cuello.

Las tarjetas de crédito son un arma de doble filo: te pueden dar oportunidades para una mejor calidad de vida o acabar con tus finanzas, tu tranquilidad, incluso tu futuro.

Aquí te explicaremos cómo usar una tarjeta de crédito para evitar descalabros en tu economía.

Cómo usar una tarjeta de crédito

Lo primero que debes saber es que una tarjeta de crédito es cómo dinero en efectivo que te ha prestado el banco. Es un mecanismo para financiarte, y al usarla adquieres una deuda que debes pagar al final del mes.

Con tu tarjeta puedes hacer tus compras normales y pagarlas más adelante, o bien comprar a meses sin intereses; puedes pagar con pequeños pagos mensuales. Esto es para adquirir productos o servicios de precio muy alto y que no puedes pagar de contado.

Existen 4 cosas de que debes recordar siempre:

1 – Tu capacidad de pago

Aunque este es un análisis que hace el banco para determinar tu línea de crédito debes recordar siempre cual es el monto máximo que puedes pagar por mes.

Para hacerlo resta a tus ingresos tus gastos ordinarios como son la despensa, pago de servicios, renta, etc. Si después de hacer cuentas aún te queda dinero disponible entonces esa es tu capacidad de pago mensual: no puedes adquirir deudas cuyo monto mensual supere tu dinero disponible, o de lo contrario corres el riesgo de caer en impago.

2 – Tu fecha de corte y tu fecha de pago

La fecha de corte es el día del mes en que se hará el recuento de todas tus compras durante los últimos 30 días. Y a partir de ese momento tienes 20 días para pagar, hasta tu fecha límite de pago.

Si tu linea de crédito es de 15 mil pesos y durante el mes compras un smartphone  de 13 mil, pero olvidaste hacerlo a meses sin intereses; tienes hasta tu fecha límite para pagar los 13 mil en una sola exhibición.

Hay quienes tienen más de una tarjeta de crédito, y seguramente no coinciden las fechas entre si. Para ello te recomendamos tener un archivo en Excel con las tarjetas y sus respectivos tiempos, algo cómo esto:

[table “” not found /]

3 – Comisiones y recargos

A la tabla anterior puedes agregar una columna donde también incluyas las comisiones y recargos. Algunas instituciones hacen recargos por no usar la tarjeta, así que es bueno tenerlas presentes para evitar cobros innecesarios.

4 –  La tasa de interés anual y pagos mínimos

Es sumamente importante conocer la tasa de interés anual y los pagos mínimos, es básico para saber cómo usar una tarjeta de crédito.

La tasa de interés es el porcentaje que incrementaría tu deuda en caso de que dejes de pagar. De esa manera tu deuda crece interés sobre interés.

Los pagos mínimos son la cantidad que requiere tu banco para no reportarte a Buró de Crédito en mora. De esta cantidad sólo una parte va al pago de capital (mínimo el 1.5%) y el resto al pago de intereses.

Si compras a meses sin intereses divide el valor de tu compra entre el número de meses que piensas pagar y la cantidad resultante es el pago mensual que debes hacer para liquidar tu deuda de forma satisfactoria. Si pagas menos que eso, sólo el pago mínimo, tardarás más tiempo en terminar de pagar.

Conclusión

Ahora ya tienes las bases sobre cómo usar una tarjeta de crédito y evitar endeudarte más allá de tu capacidad. Recuerda que la tarjeta de crédito es dinero que debes pagar, esa es la premisa para evitar descalabros.

Financiamiento

Préstamos personales: 7 mitos y realidades que debes saber

Si necesitas de un crédito personal seguramente estás comparando distintas opciones.

Sin embargo hay algunas cosas que debes saber antes de contraer una deuda que puede destrozar tus finanzas personales, o tu patrimonio.

En este post te diremos los mitos y realidades de los préstamos personales y te daremos algunas recomendaciones para que elijas la opción que más te convenga.

Mito 1: la tasa de interés de los préstamos personales es muy alta

Realidad: hasta hace unos años este mito así era, y lo sigue siendo en cierta manera. Las empresas como los bancos o financieras tradicionales suelen otorgar créditos personales con altas tasas de interés, entres otras condiciones.

Gracias al avance de la tecnología han surgido empresas que a través de su sitio web puedes solicitar un crédito. La principal ventaja de estas empresas es que algunas tienen tasas de interés más bajas que los bancos o financieras tradicionales. Antes de adquirir una deuda con cualquier empresa (online o tradicional) conoce la tasa de interés anual de cada una y compara.

Mito 2: si no pagas el crédito te van a quitar tu casa

Realidad: a menos que dejes tu propiedad cómo una garantía o tengas un crédito hipotecario nadie puede quitártela. Pero usualmente las empresas que otorgan préstamos personales piden un aval (obligado solidario) o una garantía que según el monto puede ser desde un smartphone, televisor o electrodoméstico… Hasta una casa o auto.

Existen otras empresas que al tener un buen historial pueden prestarte sin dejar ninguna garantía o aval, pero la tasa de interés anual puede ser muy alta.

También hay empresas que no te piden garantías ni avales, y hacen préstamos personales con tasas de interés más bajas. Es el caso de Prestadero, cuyos créditos personales son por Internet, a cambio de tener un buen historial.

Mito 3: los cobradores no te van a dejar en paz

Realidad: es un hecho que los despachos de cobranza son muy persistentes, al punto de caer en el acoso. Sin embargo la Condusef ha publicado lineamientos de conducta para las empresas y evitar que estos departamentos hagan llamadas a horas inapropiadas o tomen acciones que invadan la privacidad.

Aquí puedes conocer las reglas para los departamentos de cobranza.

La mejor manera de evitar a los cobradores es pagando puntualmente o poniéndote al corriente con tu crédito.

Mito 4: te piden un pago por adelantado

Realidad: hay algunas compañías que solicitan el pago adelantado de una comisión por apertura, seguro, trámite, etc. Y le aseguran a la gente que su crédito ya está liberado, sólo tienen que hacer dicho pago.

Sin duda es una práctica que debe desaparecer, pues en la mayoría de los casos estas empresas no entregan el crédito una vez que reciben el dinero.

Lo mejor es no hacer ningún pago adelantado y recurrir a otra institución, de esa manera evitarás ser víctima de un fraude.

Mito 5: los préstamos personales son como un ingreso extra

Realidad: antes que un mito es un error producto de la falta de información y la escasa cultura financiera en México. El crédito personal es una deuda que debe pagarse. Estrictamente es dinero futuro traído al presente y que se paga con el flujo de los ingresos.

Este error es muy común con las tarjetas de crédito. Los usuarios olvidan que al utilizarla adquieren una deuda y es cuando vienen los problemas con los altos intereses.

Mito 6: No es bueno endeudarse, a menos que sea necesario

Realidad: adquirir deudas de manera responsable tiene muchos beneficios, entre ellos: te abre las puertas al financiamiento con mejores condiciones.

Imagina que deseas adquirir una casa, y que la tasa de interés anual es del 10%, pero por tener buen historial el banco la disminuye a 8%. Parece que no es mucho pero a largo plazo representan cientos o millones de pesos en ahorro.

Las deudas son buenas si las adquieres de forma responsable.

Mito 7: desapareces del Buró de Crédito aunque pagues con quitas

Realidad: no del todo. Aunque la institución te otorgue una carta de finiquito si pagas tu deuda con quitas (es decir: con un descuento a la deuda original) aparecerá en tu historial de Buró de Crédito (BC). Quedas marcado.

Desafortunadamente es algo que no informan los bancos a sus deudores, y en ocasiones prometen que no aparecerá dicha marca en BC.

Esas manchas en tu Buró de Crédito pueden afectar tus oportunidades para obtener mejores financiamientos para lo que tu quieras: desde préstamos personales hasta hipotecarios, automotrices, para negocio, etc.

Recomendaciones

Antes de adquirir una deuda o solicitar un crédito toma en cuenta lo siguiente:

  • Analiza si está dentro de tus capacidades realizar los pagos mensuales.
  • Conoce la tasa de interés anual de las distintas opciones. Compara.
  • Si te exigen un pago antes de recibir el crédito cambia de institución.
  • Conoce los términos del crédito y las condiciones de pago. En ocasiones pueden hacerte recargos si pagas de forma anticipada.
  • Trata de no poner en riesgo tu patrimonio o tus relaciones familiares dejando avales o garantías.
  • No arriesgues tu futuro: quedar con una marca en Buró de Crédito puede evitar que obtengas financiamiento para adquirir una casa, un coche, o incluso contratar servicios públicos.
Financiamiento

¿Por qué me piden aval para una solicitud de crédito?

¿Acaso eso es importante? Sí.  ¿Por qué me piden aval para una solicitud de crédito?

Al pedir un crédito de cualquier tipo, te piden una serie de requisitos que debes cumplir. Entre dichos requisitos destaca tener un aval. El aval debe contar con una propiedad a su nombre que demuestre de alguna forma la solvencia económica. Esa propiedad no debe estar en juicio no tener ningún tipo de problema legal.

Un aval es una persona de tu confianza que garantiza que realizarás el pago del crédito como corresponde. La garantía, por lo general, es la escritura del bien inmueble que tiene, pues en caso de incumplimiento del pago, el aval tendrá de dónde pagar. Es por ello que el bien inmueble no debe tener ningún tipo de problema jurídico. Ahora, no siempre piden que el aval demuestre que tiene una propiedad, pero en la mayoría de los casos sí.

Por qué tener aval para una solicitud de crédito

Al solicitar un crédito a una institución financiera, por lo general la cantidad que se pide es elevada. Puedes ser para comprar un coche, una casa, poner un negocio, entre otras. Debido a esto se necesita la ayuda de un aval. Este aval te respaldará en el crédito y se supone que te ayudará a pagar la deuda en caso de que tú no puedas. Un aval es una persona que confía en ti ciegamente, pues sabe que puedes cubrir la deuda y que no le fallarás.

Existen principalmente dos tipos de avales: una persona física y un aval bancario. La persona física es alguien que te conoce y ayuda como aval. Puede ser un familiar o amigo. En cambio en el aval bancario, una institución asume la figura del aval, respaldándote. Obviamente este tipo de aval tiene un precio, lo cual representa otro gasto más, aparte del crédito que ya has pedido.

Tener un aval es muy importante. Cuando alguien se presta de aval, debes responderle como se debe, pagando a tiempo tu crédito. Recuerda que esa persona te está ayudando desinteresadamente.

En caso de que quieras ser aval de alguien, nada más fíjate si esa persona es solvente. Esto es muy importante, pues en caso de que no cumpla la deuda, tú tendrás que pagar.

Ser aval es muy importante. Aprecia a quién es tu aval y sé aval en caso de que te necesiten.

Financiamiento

Prestar dinero a la familia sin dañar la relación

No es una decisión fácil por todo lo que hay de por medio, pero no te preocupes, aquí te decimos cómo prestar dinero a la familia sin dañar la relación.

Cuando hablamos de prestar dinero a la familia estamos tocando un tema muy delicado. ¿Podré decir que “no” sin herir susceptibilidades? ¿Podré decir que “sí” y tener la garantía que me pagarán? No es fácil tomar la decisión de prestar dinero a cualquier miembro de la familia porque muchos intereses entran en juego y lo que menos quieres es que la relación se dañe o, en caso extremo, se rompa.

Entonces ¿cómo prestar dinero a la familia sin dañar la relación?

Lo primero que debes hacer es considerar un par de factores que debes tener claro. ¿Por qué te pidieron dinero prestado? ¿Acaso tiene que ver que estás estrenando coche o te has ido de vacaciones últimamente? Si es afirmativa la respuesta, tal vez estás proyectando que tus finanzas están bien y que tienes la capacidad financiera para prestar dinero. En caso de que no, entonces es probable que tú seas la persona a la que más confianza le tienen.

Sea cual sea el caso, analiza bien antes de prestar dinero cuál sería el mejor y peor escenario.

  • Primero habla con tu familiar acerca de si existen otras formas de poder ayudarlo. Tal vez no es necesario que les prestes dinero, tal vez tu expertise en algún área les puede permitir a ellos generar el dinero que necesitan. Revisa si hay otras opciones.
  • En caso de que no las haya, entonces presta la cantidad de dinero que sabes que puedes perder en algún momento dado. Muchas veces la familia no cubre su deuda, y para que tu presupuesto familiar no sufra, presta la cantidad que sepas que no va a dañarlo. Estamos conscientes que a nadie la sobra el dinero, pero considera prestar una cantidad menor a la que te piden y checa que esa cantidad no te desfalque.
  • Es muy recomendable poner límites de tiempo para que cubran la deuda, así sabrán con cuánto tiempo disponen para pagarte. Si en mutuo acuerdo deciden que el familiar pague en plazos, entonces elaboren un calendario de pagos y discutan qué sucedería si no paga a tiempo.
  • Sé firme en las decisiones que tomen. Esto conlleva a un buen consejo, que es poner por escrito todo lo referente al préstamo: la cantidad, los plazos, el plan de pago, o cualquier detalle que quieras incluir. No es que lo tengas que hacer frente a un abogado, pero de alguna manera esto te protege legalmente cuando la cantidad que prestas es muy alta.
  • Por último, si se retrasa en algún pago, comunícate con el familiar. No hay nada mejor que tener una comunicación abierta para saber cuál es el problema y si están buscando una solución. Pase lo que pase, trata siempre de mantener la calma y ser comprensivo. Al final de cuentas es tu familia con la que estás tratando.

Siguiendo estos consejos podrás prestar dinero a un familiar sin dañar la relación. Es importante tener en mente que por lo general dinero y familia no se mezclan. En caso de que prestes dinero sé muy claro acerca de lo que esperas de ellos, cómo quieres que te paguen y cuándo. ”Hablando se entiende la gente”.

Financiamiento

¿Cuándo debo usar un crédito a corto o largo plazo?

¿Cuándo debo usar el crédito a corto o a largo plazo? Todo depende de lo que compres.

Cuando has decidido pagar algún producto a plazos, debes entonces tomar la determinación si lo pagarás a corto o largo plazo. Utilizar los meses sin intereses en tu tarjeta de crédito puede ser la solución para comprar algo que de contado no se podría de otra forma. Incluso, aunque no sea a meses sin intereses, mucha veces sólo se puede adquirir el artículo a plazos. Entonces, ¿debo pagarlo a corto o a largo plazo?

En términos generales, el crédito a corto plazo dura menos de un año, y el crédito a largo plazo dura más de un año. Cuando queremos comprar un artículo de valor alto y lo podemos pagar a plazos, entonces debemos decidir qué plazo elegiremos. Puede ser a corto o largo plazo.

La decisión entre crédito a corto o largo plazo

Para tomar la determinación, el primer paso que debes hacer es ver cuánto tendrías que pagar mensualmente si eliges el corto o largo plazo tomando en cuenta la tasa de interés (en caso de que no estés comprando a meses sin intereses).

Recuerda que a menor plazo, será menor la tasa de interés. Si por el contrario, te vas por el largo plazo, entonces la tasa de interés será mayor.

Una vez que sabes cuánto vas a pagar aproximadamente, si eliges un plazo u otro, entonces revisa tu presupuesto. Es muy importante que sepas cuáles son tus ingresos y cuáles son tus egresos, así podrás saber cuál es tu capacidad de endeudamiento. Esto te permitirá tomar la decisión: corto o largo plazo.

Haz cuentas una y otra vez. Ya que viste cuál es tu presupuesto y haz determinado qué crédito debes tomar, entonces vuelve a revisar tu situación financiera. ¿Para qué? Para revisar si en algún rubro del presupuesto puedes recortar gastos y elegir el crédito a corto plazo. Si eliges un crédito a corto plazo terminarás de pagar antes y te librarás de la deuda antes. En cambio, a largo plazo, aunque pagarás menos cada mes, la deuda se puede tornar eterna y molesta.

Ahora, habrá créditos que necesariamente serán a largo plazo, como la compra de un auto o de una vivienda. En este caso, el plazo será largo, pero lo que puedes elegir es qué tan largo será: 15 años, 20 años, 30 años… Al decidirte por un crédito elige la tasa más atractiva. La tasa puede ser variable o fija, dependerá de lo que te convenga.

Cuando te decidas por un crédito, sin importar el plazo, siempre revisa el CAT (Costo Anual Total), el cual contiene la información de las tasas de interés, así como de todos los gastos que se hacen en el crédito (comisión por apertura, seguros, comisión anual, intereses, etc.). Compara y decide por el crédito con el CAT más bajo.

Utiliza un crédito a corto o largo plazo cuando el precio del bien o producto que estás comprando sea demasiado elevado y no puedas pagarlo de chas-chas. Es en ese momento que conviene comprar a crédito. La decisión de si a corto o largo plazo, dependerá de tu bolsillo.

Financiamiento

Opciones de crédito para estudiar en el extranjero

Estudiar en el extranjero es muy atractivo. Conoce las opciones de crédito para estudiar en el extranjero que existen para ti.

Realizar estudios en el extranjero te brinda una educación integral que es altamente reconocida en México y en el mundo, te abre posibilidades de obtener un trabajo mejor remunerado, te da la experiencia de vivir en otro país y conocer otras culturas, y te permite crecer personal y profesionalmente. Sin embargo, lograr estudiar en el extranjero requiere de una serie de pasos que debes tomar en cuenta para poder vivir bien sin preocuparte de problemas futuros, económicos principalmente.

Es necesario conocer las opciones de crédito que existen para que estudies fuera del país, para así elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades.

De los 11 millones 913 mil 989 mexicanos registrados en 2014 que viven en el extranjero, el 22% son estudiantes, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior, órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Esto quiere decir que muchos mexicanos sí estudian en el extranjero. Algunos de ellos han optado por créditos que les han permitido estudiar en otros países.

Algunas cosas que debes saber…

  • Antes que nada, es muy importante tener claro cuánto dinero vas a necesitar. Para ello debes elaborar un presupuesto donde se contemple el costo del viaje, el pago de colegiaturas (con y sin becas), el hospedaje, la alimentación, el transporte, el material escolar y el seguro médico, esto sin contar con los famosos imprevistos. Una vez que tengas esto claro, entonces puedes buscar el crédito para estudiar en el extranjero.
  • Los créditos educativos son financiamientos que se usan exclusivamente para estudios universitarios (licenciatura y posgrados), aunque también hay algunos para estudiar el bachillerato. Consisten en que cada semestre o anualmente te dan una cantidad de dinero, la cual va a dar directamente a la institución educativa. De esta forma, el dinero es utilizado para la educación.
  • Estos créditos por lo general se comienzan a pagar seis meses o un año después de terminar los estudios y la tasa de interés es menor que otro tipo de créditos. En la mayoría de los créditos piden un aval con buen historial crediticio, pero como la persona que pide el préstamo es el estudiante, entonces los pagos se verán reflejados en el historial crediticio del estudiante.

Los créditos educativos los ofrecen diferentes instituciones: el Banco de México y los bancos o SOFOMES. Cada uno tiene sus requisitos y forma de pago.

FIDERH

El crédito educativo llamado FIDERH (Fondo para el Desarrollo de Recursos Humanos) es un fideicomiso federal para financiar estudios de posgrado que duran más de 9 meses, y es administrado por el Banco de México.

En este crédito te dan la cantidad de 200,000 pesos por año y te pagan los estudios por un determinado tiempo: máximo 12 meses para especialidad, 24 meses para maestría, y 36 meses para doctorado. Mientras realizas tus estudios, el FIDERH realizará el pago trimestral, semestral o anualmente, dependiendo lo que requiera la institución académica.

El estudiante debe tener un promedio mínimo de 8 y presentar un avance académico o las calificaciones de forma trimestral. En este periodo de tiempo no se realiza ningún pago al FIDERH y no se generan intereses. Cuando acabas de estudiar, te dan un tiempo de gracia de 12 meses para que encuentres trabajo y comiences a pagar el crédito. Después de ese lapso, se debe comenzar a pagar en pesos mexicanos, en 40 pagos trimestrales (10 años); esto ya genera intereses a una tasa del 0.75 del Costo Porcentual Promedio (CPP) que publica el Banco de México.

Un beneficio enorme es que si pagas puntualmente y trabajas en México, el CPP pude bajar hasta una tasa de interés de 0.25, y si realizas investigación o docencia de tiempo completo en una institución de enseñanza superior o en el sector público que no sea Guadalajara, Monterrey y México, D.F., te pueden cancelar la tasa de interés.

SOFOMES

Por otro lado, los bancos o SOFOMES también dan créditos para estudiar en el extranjero. En 2011, Nacional Financiera (Nafin) lanzó el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior para financiar aquellas personas que deseen estudiar en el extranjero. Nafin le da a bancos y SOFOMES los recursos para que los destinen a los estudiantes.

Estos financiamientos cubren hasta el 80% de la colegiatura e inscripción de la universidad elegida. Ellos dan un crédito que va desde 150 mil hasta 400 mil pesos, por carreras que duran hasta 4 años. La cantidad se actualiza con la inflación, pero a diferencia del FIDERH que da 200 mil pesos por año, este monto es la cantidad total que otorgan.

La tasa de interés es fija de aproximadamente 10 al 15% durante todo el crédito, y se comienza a pagar una vez terminados los estudios, con un periodo de gracia es de 6 meses. Aquí tienes hasta 15 años y medio para pagar el crédito, pero varía de acuerdo a la institución financiera.

 

Estas son las opciones de crédito que existen en México para estudiar en el extranjero. Recuerda siempre comparar todas y cada una de ellas, y decidirte por la más viable y que se ajusta a tus necesidades. Existe la posibilidad de estudiar en el extranjero, ¡aprovéchala!

Financiamiento, Préstamos en línea

¿Crédito de nómina o personal? Aprende a elegir el mejor

Si a tu puerta llega alguna propuesta de préstamo, es importante que determines si te conviene. ¿Se trata de un crédito de nómina o personal? Aprende a elegir el mejor.

Este tipo de ofertas aparecen cuando estás en un apuro económico; sin embargo, debes pensarlo con la cabeza fría antes de aceptar.

En el mercado actual existe una gran variedad de ofertas de créditos de nómina y personales, y no compararlas te puede resultar muy caro, pues de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) las tasas pueden ir del 24 al 300 por ciento.

Según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al cierre de abril de este año, la banca tiene colocados 11.6 millones de créditos personales, lo que representa un crecimiento del 145 por ciento en los últimos cuatro años. La cartera total asciende a 158 mil millones de pesos y corresponde a 19 por ciento de la cartera total al consumo.

En el caso del crédito de nómina, el crecimiento ha sido de 43 por ciento desde 2011, para llegar a tener al mes de abril casi 5 millones de créditos colocados y una cartera de poco más de 175 mil millones de pesos, que representan 24 por ciento de la cartera total del consumo.

Ante el incremento en ambos productos, la Condusef se dio a la tarea de generar una herramienta que pudiera ayudarle al usuario a comparar el crédito que se le ofrece con otros en el mercado, y saber cuánto de su ingreso destinaría para pagarlo. Así creó el Simulador de crédito personal y de nómina. Puedes acceder a la herramienta a través del portal del organismo http://www.condusef.gob.mx/.

¿Cómo usarlo?

Encontrarás varias opciones para comparar: por el monto del crédito a partir del pago que puedes realizar, por las tasas de interés más bajas, por el pago más bajo, por la institución en la que pagas menos al final de todo el crédito, entre otras.

Una vez que has seleccionado alguna de las opciones, debes ingresar algunos datos: tus ingresos mensuales, con qué frecuencia puedes realizar los pagos, y de cuánto consideras que podrían ser esos pagos. De esta manera la herramienta te ofrecerá las opciones que hay en el rango según los datos ingresados. Asimismo, te dirá el porcentaje que tendrás que destinar para el pago de esa deuda.

Es importante que recuerdes que adquirir nuevas deudas compromete tus ingresos. Si no conoces tu capacidad de pago, podrías fácilmente endeudarte de más.

Así que antes de darle el sí a tu crédito, conoce si puedes pagarlo y qué tan buenas condiciones te está otorgando comparados con préstamos similares. Ahora tienes herramientas que te ayudan a saberlo de manera sencilla, aprovéchalas.

Financiamiento

¿Qué es el Buró de Entidades Financieras y para qué sirve?

¿Qué es el Buró de Entidades Financieras y para qué sirve? Es similar al buró de crédito, pero a la inversa. A través de él, el ciudadano puede conocer el comportamiento de las instituciones financieras.

El Buró de Entidades Financieras (BEF) es una atribución que la Reforma Financiera le otorgó a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). Tal como a un solicitante de crédito se le pide su reporte en el buró para conocer sus antecedentes, ahora también los usuarios del sistema financiero podrán conocer el comportamiento de las entidades financieras.

La intención es que a través de información como las comisiones, tasas de interés, reclamaciones de otros usuarios, las prácticas no sanas en las que incurren, las sanciones administrativas que se les han impuesto, o las cláusulas abusivas de sus contratos, los usuarios puedan elegir de manera consciente sus instituciones.

En el primer año de su creación, el Buró de Entidades Financieras ha recibido 385 mil visitas a su página de Internet, lo que representa un promedio de 32 mil 166 sesiones por mes.

¿Qué instituciones puedes encontrar?

Bancos, Sofomes, aseguradoras, entidades de ahorro y crédito popular, uniones de crédito, afores. Y entre los productos evaluados puedes encontrar tarjetas de crédito y débito, crédito personal y de nómina, crédito hipotecario, cuenta de nómina y de ahorro, seguro de auto y Gastos Médicos Mayores.

De acuerdo a la Condusef, en el caso de la Sofom ENR (Entidades No Reguladas), el crédito personal es el producto mejor evaluado, con un promedio de 7.86 entre las 52 entidades evaluadas. Mientras que, del lado contrario, las tarjetas de crédito son el producto con más baja calificación, con un promedio de 4.8 entre las 7 entidades evaluadas.

El BEF ha recibido más de un millón de quejas por parte de usuarios en contra de bancos, aseguradoras, afores, despachos de cobranza y sociedades financieras de objeto múltiple. Consultarlo te permitirá darte cuenta con qué empresa conviene o no contratar algún producto.

Otra de las ventajas del Buró de Entidades Financieras es que podrás manejar de manera más responsable los productos y servicios que éstas te ofrecen, al conocer sus características a detalle. Sacar el mayor provecho a tus créditos y seguros es importante, pues significa un mejor manejo de tu presupuesto y la mejora de tus finanzas personales.

La información es poder, por eso es importante que utilices los recursos que están a tu alcance para tomar decisiones informadas. Entra a la página www.buro.gob.mx y conoce más.

Financiamiento, Préstamos en línea

Tecnología y crowdfunding son la mejor combinación

La época actual trae consigo nuevas concepciones, nuevas formas de hacer todo. Por ello, tecnología y crowdfunding son la mejor combinación.

De acuerdo con el Fondo Mutilateral de Inversiones (Fomin), el crowdfunding se está convirtiendo en una herramienta de financiamiento eficaz, que saca provecho de la fuerza colectiva de los grandes grupos y del poder de las tecnologías digitales para satisfacer los déficits en las necesidades de financiamiento.

El organismo, perteneciente al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), establece que las dimensiones que son fundamentales para su éxito son el entorno económico y financiero, la infraestructura tecnológica y la capacidad empresarial, así como el contexto cultural.

La rápida expansión del acceso a Internet y las tecnologías relacionadas, aunado a las condiciones económicas, permitirán que más mexicanos participen en este modelo de financiamiento. Según el organismo, son una base adecuada para que se construya esta industria.

Un ingrediente más es que hoy se ve más frecuente el emprendurismo. Aunque para muchos es algo cultural, generar empleo para sí mismos y para otros es una característica que distingue a los emprendedores, por lo que es necesario tener alternativas de financiamiento.

México

México tiene muchas tradiciones de acción colectiva, por lo que el concepto del crowdfunding por sí mismo no debería ser difícil de entender. No obstante, los esfuerzos para fomentar la confianza en el crowdfunding en línea aumentarán conforme avance la confianza en las tecnologías afines. Para eso es importante mejorar la seguridad de los datos en línea y evitar externalidades negativas.

En opinión de quienes realizaron el primer estudio sobre crowdfuning en México, el apoyo de las principales partes interesadas que desarrollan un ecosistema de soporte es indispensable para el éxito del modelo. Además de un marco normativo claro, debe garantizarse un cumplimiento constante y fomentar la confianza en el uso de las tecnologías digitales para transacciones financieras. Así se puede desbloquear un enorme potencial para mejorar el bienestar socioeconómico.

El organismo establece que en la actualidad, México se encuentra en un lugar único para acelerar el desarrollo del ecosistema de fondeo coelctivo, tanto nacional como internacionalmente.

“Aunque el crowdfundig es una industria que todavía está en ciernes, las condiciones básicas son lo suficientemente óptimas para permitir que los emprendedores y las pequeñas empresas tengan acceso al financiamiento que cubra sus necesidades”, finaliza el estudio.

Pin It on Pinterest