Cómo Administrar mi Dinero

Cómo ser consumidor responsable

La mayoría de los recursos del planeta son finitos, razón por la que cada vez es más recurrente la pregunta cómo ser consumidor responsable.

A simple vista podrías pensar que no importa si consumes de más, sin embargo, sí importa, ya que ello no repercute sólo en la administración de tu dinero, también en los recursos naturales disponibles, ya que la mayoría no son renovables.

Tus decisiones de consumo afectan a tu entorno inmediato, pero también el social y el ambiente. Por ello, la definición de consumo responsable implica la elección de productos y servicios no sólo por su calidad y precio, también por su impacto ambiental y social.

Realizar un consumo responsable implica cubrir sólo nuestras necesidades básicas, es decir, consumir menos, o sólo lo indispensable, estamos acostumbrados a desperdiciar sin medir las consecuencias de esto. Un claro ejemplo de lo anterior, es cuando compras de más y la comida se echa a perder, una forma de evitarlo y tener mejor control de tu dinero es realizar menús semanales.

Es muy sencillo, podrías llevar un registro de lo que realizarás cada día para la comida, exactamente igual que con un presupuesto, sólo que esta lista sería un poco más específica, ello te ayudará a que sólo compres lo necesario y evitar la descomposición de lo que no fue utilizado.

Lo mejor de todo es que, gracias a este método, realizar tu presupuesto será mucho más sencillo, o prácticamente también lo estarás haciendo, porque estarás incluyendo todos los ingredientes y podrías también poner su costo una vez que lo hayas comprado.

Otra recomendación que podría ayudarte a no realizar un consumo desmesurado, y que al final provocará desperdicio de recursos, es que justo cuando veas un artículo te preguntes si lo necesitas realmente, o si sólo lo viste y decidiste comprarlo. También es importante que recuerdes lo que tienes en casa, para asegurarte que no estás comprando un artículo con el que ya cuentas.

Hoy existen alternativas que benefician tu bolsillo y además tu salud, porque el consumo responsable se convierte en un círculo virtuoso, por ejemplo, los huertos urbanos producen alimentos libres de pesticidas u otras sustancias utilizadas en grandes parcelas.

También puedes reciclar o reutilizar algunos de los artículo con los que ya cuentas, ello ayudaría a aminorar el impacto que realizas al ambiente.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ser un consumidor responsable es tomar conciencia de que cada vez que consumes puedes afectar o beneficiar tu calidad de vida y los recursos con los que cuentas, afectando para bien o para mal tu entorno cercano.

De igual forma, recomienda que consideres, por ejemplo, compartir el coche con tus vecinos, herramientas, libros, o algún otro artículo que sólo utilices en una ocasión y ellos te puedan prestar o viceversa.

Consumiendo responsablemente no sólo ayudarás a conservar el planeta, también lo harás con tu cartera. Estas recomendaciones no requieren de un gran esfuerzo, las puedes integrar rápidamente como hábitos a tu vida.

Cómo Administrar mi Dinero

Comienza a planear tu ahorro para el retiro

Sólo 3 de cada 10 personas en México han comenzado a planear el ahorro para el retiro, según una encuesta elaborada por las propias Afores.

Cómo administrar mi dinero es una gran interrogante, sobre todo cuando se trata de una planeación en el largo plazo y sobre cosas que no brindan beneficios de manera inmediata. Es decir, ¿qué es lo que nos lleva a gastar? La recompensa inmediata que obtenemos por ejemplo al comprarnos un helado, gastamos por él, pero enseguida estamos disfrutando su sabor.

En cambio, el ahorro no genera beneficios inmediatos y eso hace que nuestro propósito se quede sólo en eso, una buena intención. Según una encuesta elaborada por la Asociación Mexicana de Ahorro para el Retiro (Amafore), si bien la mayoría de las personas expresa su deseo de contar con los recursos suficientes para vivir tranquilos su vejez, muy pocos demuestran que están haciendo algo al respecto.

Veamos algunos datos:

62% de los entrevistados confía en que “Dios proveerá” y por lo tanto, hoy no se ocupan de ahorrar para el futuro y 50% considera que serán sus hijos quienes se encarguen de mantenerlos cuando concluya su vida laboral.

Y es que muy pocas personas, por no decir que nadie, ven al retiro como un momento para disfrutar de la vida y de las recompensas que se obtengan después de tantos años de trabajo. Hay algunas noticias sobre este tema:

La buena:

unca es tarde para hacerlo. Si no tienes Afore, si no sabes en qué Afore te encuentras o no has encontrado el mecanismo ideal para comenzar a ahorrar, hoy es un buen momento para analizar la opción que mejor te convenga y poner a trabajar desde ahora el dinero que te ganas a través de esquemas o productos que te generen rendimientos.

La mala:

Si tienes Afore, qué bueno, pero no te será suficiente. De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con las aportaciones obligatorias que se realizan hoy, los trabajadores obtendrán una tasa de reemplazo de 35%. Es decir, si actualmente tu sueldo es de 10 mil pesos mensuales, cuando te jubiles recibirás una pensión promedio de 3 mil 500 pesos al mes.

La peor:

Que tengas estos datos a tu alcance y de todos modos no hagas nada. Hoy, incluso como trabajador independiente, puedes tener tu cuenta de Afore y realizar aportaciones voluntarias para hacer crecer tu ahorro para el retiro, o investiga otros productos dentro del sistema financiero formal que se adapten a tus necesidades. De no hacer nada ahora que la población mexicana es mayoritariamente joven, estamos condenados a ser un país de viejitos y pobres.

Cómo Administrar mi Dinero

Pasos para una planeación financiera

Pasos para una planeación financiera

Ponerle nombre y apellido a nuestras metas es uno de los principales y más importantes pasos para una planeación financiera exitosa.

Y es que definitivamente saber para qué se está ahorrando, por ejemplo, te sirve para poner más empeño y evitar caer en tentaciones, porque sabes dónde vas, porque quieres lograr aquello que te propusiste, por lo que luchas diariamente.

Un factor importante en este punto es ser muy específico, entre más lo seas, mayor solidez tendrán tus propósitos.

El segundo paso dentro de esta planeación financiera es establecer un tiempo límite para lograrlas. Piensa por un momento cuando dices, por ejemplo, voy a bajar de peso. Si te das cuenta, no especificas, no dices cuántos kilos tendrás que bajar en total, ni siquiera por mes, tampoco estableces en cuánto tiempo.

Sería muy diferente si el propósito fuera en cinco meses debo bajar cinco kilos, un kilo por mes, aproximadamente, ¿te das cuenta de la diferencia?

Finalmente, y no por ello menos importante, deberás establecer las acciones que te permitirán lograr esos propósitos; siguiendo con el ejemplo, ¿qué debes hacer para bajar de peso? Podrías comenzar una rutina de ejercicio, tomar por lo menos dos litros de agua diariamente, etcétera.

Esos son a grandes rasgos los pasos que debes seguir, pero no es todo lo que debes realizar para lograr tus metas.

¿Cuántas veces has salido de compras y al regresar no te das cuenta que gastaste todo lo que llevabas? Es fundamental que sepas administrar tu dinero, ya que ello será determinante para lograr tus objetivos.

El resultado de este tipo de arranques de compras es que adquieres deudas que no puedes pagar, o peor aún, te gastaste el dinero contemplado para algo que sí tenías presupuestado, y ahora no sabrás cómo asumir ese gasto.

Es importante que gastes de acuerdo a tus posibilidades, es decir, no te endeudes si no podrás pagar, porque después no sabrás ni cómo asumir éstos gastos innecesarios.

Una clave para lograrlo es distinguir los deseos de las necesidades, es sencillo, sólo debes preguntarte ¿lo quiero o lo necesito? Tus necesidades básicas son aquellas de las que no puedes prescindir, como alimentarte, vestirte, un lugar donde vivir, tu salud, por ejemplo.

Pongamos las cosas así, una necesidad básica es comer, pero comer diario fuera de casa es un deseo, no las confundas. Una forma de escapar de falsas necesidades es preguntarte antes de adquirir algún bien o servicio: ¿lo quiero o lo necesito? ¿tienes dinero o piensas utilizar el crédito para comprarlo? ¿cómo afectará esta adquisición mi presupuesto?

Para lograr nuestras metas es necesario sacrificar parte de nuestro consumo presente, por nuestro consumo futuro. Ésto no significa todo, está bien que te diviertas y que te des un gusto, pues ello contribuye al equilibrio de tu vida, pero siempre debes tener dentro de tu planeación esos “pequeños placeres”, para que no se salgan de control tus gastos.

Cómo Administrar mi Dinero

Cómo cuidar tu dinero

Cómo cuidar tu dinero

Si eres de las personas que al terminar la quincena ya no tienes ni un peso en la bolsa, estos tips sobre cómo cuidar tu dinero te servirán.

Las dudas sobre cómo administrar mi dinero son muy recurrentes y queda claro que existe una falta de conocimiento en la materia, cuando más de 47 por ciento de la población no alcanzó a cubrir sus propios gastos con el sueldo que percibió “muchas veces” o “todo el tiempo” en el año. Según una encuesta elaborada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), y 45 por ciento de los consultados estuvo en esta misma situación “pocas veces”.

Es decir, de acuerdo con esta encuesta, 92 por ciento de las personas no alcanza a cubrir sus gastos con los ingresos que recibe. El principal problema es evidente: la gente gasta más de lo que tiene debido a que no elabora ni siquiera un presupuesto para conocer cuánto gana y a qué lo destina.

Y seguramente les ha pasado que salen con un billete de 100 pesos en la mañana y por la tarde regresan con algunas monedas, pero el resto no saben ni en dónde quedó. De ahí que entre algunas de las recomendaciones que podrían seguir para tener un mejor cuidado de su dinero están:

1. Haz cuentas

¿Cuánto ganas y en qué lo gastas? Es básico para saber cómo estás distribuyendo tu dinero. No tienes más que tomar lápiz y papel, y anotar cuáles son tus ingresos mensuales, considerando sueldo fijo, comisiones, propinas y cualquier otro ingreso adicional; y después una lista con todos tus gastos: hipoteca o renta, gasolina, transporte, comidas, ropa.

2. No gastes más de lo que tienes

Después de hacer esa tabla, ¿los números te quedaron rojos? Es decir, estás gastando más de lo que tienes. ¡Ajústate! Checa cuáles gastos puedes disminuir, de cuáles puedes incluso prescindir. A lo mejor ya no puedes darte el lujo de comer todos los días fuera de casa, así que podrías probar preparar tú mismo tus alimentos para que te salga más económico.

3. Pago de deudas

Si al hacer el presupuesto identificaste que prácticamente todo tu sueldo lo destinas al pago de deudas, ten mucho cuidado. Recuerda que no debes destinar más de 30 por ciento a este concepto para no comprometer demasiado tus ingresos. Y si lo estás haciendo, establece metas para irlas pagando. Comienza con las que te generen un mayor costo.

4. Valora tu esfuerzo

Recuerda que te costó mucho trabajo ganarte el dinero como para repartirlo en un abrir y cerrar de ojos apenas te paguen la quincena. Aprende administrarlo y sácale mayor provecho.

Cómo Administrar mi Dinero

Cómo hacer un presupuesto en cinco pasos


Cómo hacer un presupuesto en cinco pasos

Una de las bases para el buen manejo de tu dinero es saber cómo hacer un presupuesto. ¿Por qué? éste será la guía para mantener a raya las tentaciones y evitar desfalcos. Y es que si cada quincena tu bolsillo sufre porque está muy vacío, es momento de poner las cartas sobre la mesa, y conocer las razones por las que el dinero se te va como el agua, sobre todo si no sabes ni en qué.

Si tienes dudas de cómo realizarlo, aquí te dejamos cinco sencillos pasos para que puedas administrar el dinero de una mejor forma.

  1. Ponlo en papel. Tu mente puede ser privilegiada y hasta puedes tener una memoria fotográfica, pero eso no es suficiente, no hay nada como poner por escrito las cosas. La razón es que se aterriza y es más sencillo establecer dónde están las fugas de dinero.

Según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), 67 por ciento de los mexicanos no lleva un registro constante de sus ingresos y gastos. Pero eso no es todo, 92 por ciento afirma haber tenido más gastos que ingresos.

De acuerdo con el organismo parece haber una conexión entre no registrar ingresos y gastos, y los problemas de dinero. Así que es cierta esa frase que dice “papelito habla”.

  1. Prioriza el ahorro. Generalmente realizamos nuestra lista de ingresos y gastos, y lo que sobra lo asignamos al ahorro ¿alguna vez te ha sobrado algo? Seguramente no, entonces esa fórmula no funciona, por lo que debes invertirla.

De lo que estoy hablando es que pongas al ahorro como tu prioridad, es decir, los expertos recomiendan que guardes por lo menos 10 por ciento de lo que ganas, así el primer rubro de tu lista será éste.

A ello le deberás restar tus gastos fijos, tal vez en un punto te toparás con el famoso “no me alcanza”, pero deberás ajustarte para cumplir con ello.

  1. Anota todo. Los gastos hormiga, o aquellos que se realizan sin que lo percibas, también deben ser parte de tu presupuesto, tal vez en algún momento se vuelvan los más importantes, porque son las fugas silenciosas. Así que no importa qué tan pequeños sean, deberán estar en la lista.

Al tenerlos por escrito estarán detectables, ello servirá para que puedas dimensionar todo lo que inviertes en comprar ese café a diario, esos dulces, o hasta los cigarros. Incluso podrás establecer un plan de ahorro, si te preparas mejor ese café en tu casa y ese dinero lo pones en una alcancía. Te sorprenderá saber cuánto representan esas fugas al año.

  1. Divide por categorías. Una vez que identificaste todos tus gastos, es importante que definas categorías. La Condusef recomienda algunas como alimentos, vivienda, salud, educación, diversión y transporte. La funcionalidad de este ejercicio servirá para detectar a qué categoría van la mayor parte de tus ingresos.
  2. Gasto contra ingreso. Después de realizar todo el proceso, tus ingresos deben ser mayores que tus gastos, de lo contrario deberás identificar las categorías en las que puedes realizar ajustes para que mantengas un equilibrio. Por ejemplo, puedes llevarte comida de tu casa, en lugar de salir a comer; también puedes preparar agua en tu casa; reducir el consumo de cigarros o dulces.

La Condusef recomienda que hagas un presupuesto mensual, contemplando el pago de servicios como teléfono, cable, renta, deudas; además también debes realizar un presupuesto anual, en el cual establezcas los eventos que pueden representar un gasto fuerte y para los que puedes prevenirte.

Así este sencillo ejercicio que llamamos el presupuesto, te servirá para:

-Conocer y controlar tus gastos

-Identificar en qué y cuánto gastas

-A partir de la conciencia de ello reducir gastos innecesarios

-Conocer tu capacidad de pago, es decir, el monto por el que puedes contraer una deuda.

Cómo Administrar mi Dinero

Guía para el prestamista de Prestadero

¿Ya eres prestamista en Prestadero? Bienvenido a la primera comunidad de préstamos en México. Ya estás a un paso de empezar a incrementar tus ahorros con los rendimientos que te ofrece Prestadero y además ayudar a personas que cómo tú quieren un mejor bienestar. Sólo chécate nuestra guía rápida ¡y adelante!

1- Transfiere fondos a tu cuenta de Prestadero

Puedes hacerlo a través de una transferencia electrónica por STP (Sistema de Transferencias y Pagos); recuerda que Prestadero no admite abonos en efectivo.

2- Consulta el listado de créditos

Entra a tu panel de prestamista y consulta nuestra lista de créditos publicados para conocer las solicitudes que están en fondeo. Haz clic en aquellas que más te interesan e interactúa con el solicitante. Puedes hacer preguntas para conocer un poco más las condiciones del crédito y la capacidad de pago. Recuerda que es una comunidad y puedes interactuar con los usuarios.

3- Realiza préstamos en cantidades pequeñas

Diversifica tus préstamos en cantidades pequeñas. Recuerda que el monto mínimo a prestar en cada crédito es de $250 pesos. Entre más diversifiques el riesgo disminuye y tus rendimientos se incrementan.

4- Abona con regularidad

Toma en cuenta que Prestadero es otro mecanismo para incrementar tu capital, el cual crece conforme recibes los rendimientos de los solicitantes de crédito. Para ayudar a que tu patrimonio crezca, designa una fracción de tu presupuesto mensual para realizar tus préstamos, esto te ayudará a que mes con mes tus fondos se multipliquen con los rendimientos y continuas ayudando a más personas que te necesitan.

5- Invita a otros prestamistas y solicitantes

Prestadero es una comunidad y no funcionaríamos sin tu apoyo y sin los solicitantes de crédito, es un trabajo en equipo. Invita a otras personas a solicitar un crédito o ser prestamistas. Recuerda: entre más grande es la comunidad tus oportunidades de crecimiento son mayores.

Cómo Administrar mi Dinero

¿Qué pasa si prestas en Prestadero?

Simulación de rendimientos de Prestadero

En Prestadero queremos invitarte a que seas parte de nuestra comunidad como prestamista; donde podrás ayudar a otras personas que necesitan de un crédito y además recibes rendimientos por ello.

Aquí te mostramos un ejemplo de qué pasaría con tus rendimientos en Prestadero en los próximos 10 años. Imagina que ayudas a 4 solicitantes de crédito con $1,000 pesos, o incluso más.

Las tasas de nuestros créditos oscilan entre el 8.9% y el 28.9% anual y son las mismas que tu recibirías como rendimiento, menos el 1% de comisión por cada pago que recibas (ejemplo: recibes un pago de $50 pesos, entonces Prestadero solamente te cobrará $.50 centavos + IVA).

No esperes más y sé parte de la primera comunidad de préstamos en México.

[Haz clic en la imagen para ver más detalles]

simulacion de rendimientos de Prestadero

 

Pin It on Pinterest