Cómo Administrar mi Dinero, Finanzas personales

Presupuesto para Regalos de Navidad

presupuesto para regalos de navidad

La navidad es una época llena de celebraciones, vacaciones y gastos que son inevitables, ya que hay veces que en la oficina es obligatorio el intercambio de regalos, entre los miembros de la familia o bien es el momento del año que puedes tener tus vacaciones. Así que, debes de crear un plan financiero, que incluya un presupuesto para regalos de Navidad, para que no te agarre desprevenido y puedas aprovechar las fiestas. 

Ve cuánto puedes gastar

Primero que nada debes saber y separar lo que vas a utilizar para esta temporada. No todo lo que llega en ingresos, se tiene que ir porque no lo tenías “contemplado”.

  • Haz un tabulador de los gastos fijos que debes cubrir cada mes y cubre los que tienes hasta enero, con la mitad del aguinaldo. Te ayudamos a elaborar el tuyo, en este blog <<Presupuesto Personal para mejorar tus finanzas>>
  • Guarda un porcentaje para llegar a la primer quincena de enero, no debes quedarte en ceros.
  • Lo que sobra o la mitad del aguinaldo -seguro es razonable ya que la entrada es mayor- úsalo para los regalos de navidad.

Así quedó: 50% del aguinaldo para gastos fijos, el otro 50% del aguinaldo para gastos navideños y el salario lo divides para llegar a enero.

Ten una lista de gastos y regalos

Prioriza de lo más indispensable a lo que puedas descartar si salen del presupuesto, por ejemplo: la comida de navidad entraría en lo indispensable junto con el regalo de la suegra, sin embargo, la oferta del tostador portátil para ir acampar es un gusto y ese puede ser que no sea necesario.

Ya que tengas la lista divídelas en dos: Gustos y Necesidades. Cubre la de necesidades primero y si tus ingresos lo permiten, podrás cubrir los deseos, sino tendrás el top5 de ella, será bastante gratificante. Lo importante aquí es que no debes derrochar todo pero si tener regalos de navidad.

No uses el dinero de un sólo lugar

Para evitar que tu seas tu propio enemigo gastalon estas fiestas, es importante que el dinero que ya destinaste previamente a los diferentes gastos se pongan en cuentas separadas con el propósito de que no te vayas a gastar por “error” el dinero para la renta, en un regalo muy bello para navidad. Si no ves el dinero, si no lo tienes a la mano es más difícil gastarlo.

Anticipa tus compras

No compres por comprar, a veces saber a quién le regalarás y que comprarás es más importante de lo que crees. Saber o tener una lista de posibles regalos en estas fechas te evitará que tus compras sean precipitadas y desorganizadas. Investiga el mejor lugar para realizar tus compras, indaga su disponibilidad en tienda y ve que te conviene más, a veces quedarse con la primera opción puede no ser la mejor.

Ten en cuenta que las ofertas en los productos son previas a las festividades, así que si tienes la lista antes podrás lograr encontrar todo lo que quieres a un buen precio.

En estas fechas si lo planificas lograrás comprar de manera óptima. Que nada evite que disfrutes el tiempo en familia y amigos, no te endeudes y organiza tus gastos para que así todo sea espíritu navideño.

Si vas a aprovechar el buen fin para adelantar tus compras, te recomendamos leer: El mejor uso del dinero en el Buen Fin 

Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

Presupuesto personal para mejorar tus finanzas

¿No sabes en qué se te va el dinero y crees que es imposible saberlo?

¡Tranquilo! Es momento del siguiente paso para lograr cumplir tus objetivos y eso, consta de organizar tus ingresos y gastos para que así, puedas dividir el porcentaje correspondiente a tu ahorro, ya sea a corto, mediano o largo plazo. Lo básico es saber en qué te vas a gastar el dinero, antes de tenerlo. Es decir, tener muy presente y claro cuáles son tus gastos fijos que debes cubrir semanal, mensual o hasta anualmente.

A veces creemos que es imposible, sin embargo, puede influenciar que trates de llevar los gastos en la cabeza y dejas los cálculos en el aire, esto la mayoría de las veces no funciona, y es probable que ya te hayas dado cuenta.

Por eso te invitamos a crear un plan adecuado a ti, algo que te diga el camino correcto a seguir, y que te explique cómo repartir inteligentemente tu dinero.

Gastos fijos semanales

Trata de que no sean gastos hormiga, sino que sean parte de tu rutina diaria y que sea más ligero y cómodo pagarlos de esta manera, ya que en este gasto se podrían confundir las fugas de dinero con necesarios. Priorizar e identificar es la clave. Entre estos gastos están los de transporte y alimentos, los cuáles puedes optimizar para que se reduzcan de ser posible.

Gastos fijos mensuales

En este punto podríamos dividirlo por parejas, o sea a la quincena. Ya que se te hará menos pesado el pago de ellas y podrás dividirlas en dos partes para liberar y segmentar el dinero. El punto de esto es que no pagues todo al mismo tiempo y no te quedes sin dinero, más bien que el porcentaje correspondiente se dirija adecuadamente.

En estos gastos puedes incluir los pagos a tus tarjetas de crédito, pago de servicios, plan telefónico, despensa, 

renta (en caso de de que no tengas casa propia), o el pago por la adquisición de un bien inmueble.

Gastos fijos anuales 

Estos son un poco más inamovibles y son normalmente de gobierno o bien regidos por una institución, hablamos del: predial, el CAT, seguro de gastos médicos, seguro de auto, entre otros.Y ellos puede ser que te convenga cubrirlos de esta manera para tener el gasto una vez al año.

Ojo! esto significa que durante el año deberás apartar el dinero para cubrir estos gastos de forma anual y así, evitar que cuando llegue la fecha de pago, te encuentres en una encrucijada de no saber cómo pagarlos.

En este presupuesto, también puedes incluir los ingresos de tu pareja o de alguna otra persona con quien compartas gastos.

Ejemplo de presupuesto personal:

Descarga la plantilla de excel para elaborar tu presupuesto, dando click  Aquí

Educación Financiera, Finanzas personales

¿Cómo leer tu estado de cuenta bancario?

El estado de cuenta es tuyo pero no te va a pertenecer hasta que lo conozcas del todo. No es complicado reconocer los puntos que necesitas para mantenerte al día en tu cuenta, pero lo primero que necesitas hacer es leer de arriba abajo y al revés todo lo que tiene que ver, sabiendo diferenciar entre un estado de débito o crédito. ¡Ah! Por cierto, nunca descartes las letras chiquitas.

Tarjeta de débito.

En el estado de cuenta de una tarjeta de débito primero que nada encontrarás tu información personal: nombre, dirección, los datos de tu cuenta y la vigencia.

En la parte de movimientos podrás notar que se hacen desde el primero al último día del mes y así se lleva un registro más preciso de los detalles de la cuenta. Así mismo, puedes leer el tipo de tarjeta que tienes, el saldo anterior y el saldo al corte, además de todos los ingresos y egresos de la cuenta durante el mes.

¿Ya sabes cuál es tu número de cuenta y Clabe interbancaria? No los dejes al final, ya que esos son identitarios y únicos. Los necesitarás para hacer cualquier movimiento relacionado a tu cuenta.

Tarjeta de crédito.

Vas a encontrarte con números y términos no cotidianos. Es importante saberlos, sin embargo, nosotros nos vamos a enfocar primero en lo más esencial revisando que desde tu nombre esté redactado correctamente, así como todos tus datos personales.

Una vez corroborados estos datos iniciales, podemos empezar a desmenuzar lo que leíste desde una perspectiva pequeñita, pero igual de importante ya que, veremos la recopilación de esa información en un documento emitido por tu entidad financiera.

 

  • Fecha de corte:

Es el momento preciso en que se reúnen los importes a pagar por el uso de tu tarjeta, es decir, es el día final para contabilizar tus compras o lo que utilizaste del crédito hasta ese momento. Ese monto no se puede usar hasta que se pague en un periodo de tiempo establecido, sin embargo, puedes disponer del saldo sobrante del crédito- si tu crédito es mayor a lo que gastaste-. Debes saber que siempre se hará porque no es un borrón y cuenta nueva, más bien, es el registro para ti y las instituciones financieras del control de gastos mensuales. Es el día  que indica la suma del dinero gastado o pagado en el periodo establecido- 30 días- a partir de la fecha de corte anterior.

Esta fecha debe ser siempre la misma y debes conocerla porque así podrás usarla a tu favor. Si realizas compras después de tu fecha de corte tendrás, más tiempo para realizar el pago. No la olvides, si es necesario anótala en post-it visibles hasta que la recuerdes.

 

  • Fecha límite de pago

Es importante conocerla y tenerla como recurso de emergencia, sin embargo, no es recomendable que dejes tu pago al último momento.

No la confundas con tu fecha de corte, ya que esta no puede operar si no se realiza primero el corte de mes de tu crédito. La podemos ver como el colchón de tiempo que nos brindan para efectuar el pago, normalmente son de 15 a 20 días después del corte. Pero no te confíes, es una fecha final que considera tu banco para registrar y sumar el movimiento a tu cuenta, y de no realizarlo a tiempo, te generará intereses.

 

  • Pago mínimo

Es la cantidad mínima solicitada -por la entidad bancaria que te otorgó tu crédito- a abonar a tu cuenta para mantenerla al corriente y evitar que te manden al lado oscuro del buró de crédito. Debes considerar que aunque esta cantidad se vea atractiva por lo baja que es, aproximadamente el 70% se va a pagar intereses, por lo que a largo plazo, si continúas con la tendencia de pagar únicamente el mínimo, tu deuda se puede volver imposible de solventar.

Como recomendación, identifica este monto y úsalo solo en caso de que por alguna cuestión extraordinaria, no puedas realizar el pago total de tu saldo a la fecha de corte, o un monto intermedio entre el pago mínimo y el total.

 

  • El monto del que dispones

Conoce el dinero que tienes aún disponible en tu cuenta, para ello debes poder identificar estos tres conceptos:

  1. Límite de crédito: es el monto autorizado por la institución que te ha otorgado el crédito
  2. Saldo anterior y saldo nuevo: tu saldo anterior es el monto total que adeudas por los movimientos  del mes anterior y el saldo nuevo es la suma de los movimientos del mes actual.
  3. Crédito disponible: Con base en tus gastos, esta cantidad es la que tienes disponible para utilizar, es decir,  el monto que aún tienes autorizado de tu límite de crédito.

¡Sé uno de tantos usuarios que le sacan el máximo y sé una persona responsable al utilizar una cuenta bancaria!

Pon la atención suficiente y date el tiempo de comprender todos estos detalles que componen a tu estado de cuenta, aprendetelos y ve cómo funcionan.

Independientemente de que sea de débito o crédito necesitas saber cómo leer tu estado de cuenta. En el caso del crédito, no correrás el riesgo de olvidar las fechas de pago, tendrás presente el monto del crédito aprovechando las ventajas que los servicios financieros te pueden ofrecer, y así evitarás: intereses y un tache en tu buró de crédito.

En pocas palabras sabrás manejar tu crédito de la manera más benéfica para ti y no sabrás lo que es endeudarse. En el caso de la de débito, podrás generar un historial de ingresos fijos para poder ser sujeto a crédito al momento de solicitar uno, sin mencionar que tendrás el control de tus finanzas personales.

Si no sólo quieres saber cómo leer tu estado de cuenta, sino también elegir el mejor crédito para ti, te recomendamos: Tu primer crédito, ¿cómo sentirte seguro al solicitarlo?

 

Educación Financiera, Finanzas personales

Tu primer crédito: ¿Cómo sentirte seguro al solicitarlo?

Si estás iniciando tu vida en el mundo de los créditos o estás pensando seriamente solicitar uno, este blog te va a ayudar a que te sientas seguro al momento de elegir y comenzar a utilizar tu primer crédito.

Comencemos por lo básico, ¿qué es un crédito y qué tipos de crédito existen?

La palabra crédito deriva del latín credititus, que significa ‘confianza’ y es una operación de financiación a través de la cuál una persona y/o institución, llamada acreedor, presta una cierta cantidad monetaria a otra persona, llamada deudor, quien desde ese momento se compromete con el acreedor a retornar esa cantidad solicitada, en el plazo estipulado, más una cantidad adicional que son los intereses.

Ahora hablemos sobre los tipos de crédito más comunes y los que a ti te pueden interesar como opción para tu primer crédito.

Crédito personal: Es el préstamo que realiza una entidad financiera a una persona, es decir, si tienes 18 años puedes ir a solicitar un crédito de este tipo.  En cada entidad financiera sus términos y condiciones son diferentes pero sin duda puedes encontrar alguno que se adapte a tus necesidades.

No tienen que tener un destino en específico, cuenta con un plazo de vencimiento, se estipula la tasa de interés, se establecen las comisiones y todo esto queda asentado previamente en un contrato para que las dos partes del crédito se vean beneficiadas y respaldadas.

Crédito revolvente: Mejor conocido como tarjeta de crédito, y consta de una línea de crédito o monto, previamente autorizado por el banco otorgante. 

Este crédito puede utilizarse una y otra vez, siempre y cuando se liquide el total de tus compras a fin de mes, antes de que termine la fecha de pago; en caso contrario, tendrás que pagar intereses y tu crédito no estaría “totalmente liberado” para compras futuras.  En otras palabras, el crédito disminuye conforme se va utilizando y aumenta conforme se va pagando.

Como ejemplo, diremos que acabas de activar tu tarjeta de crédito y tu límite de crédito son $10,000. Compras un nuevo celular con tu tarjeta que cuesta $5,000, por lo que tu línea de crédito se ha reducido a $5,000. Si a fin de mes pagas el total de tu saldo, nuevamente tendrás la línea de crédito completa.

Crédito Prendario: Este crédito se otorga a cambio de una prenda, es decir un mueble registrable, como son joyas de oro y plata, electrónicos, herramientas, equipos celulares y de computo, automóviles, entre otros. Se le conoce comúnmente con el término “empeñar” y la mayoría de las personas lo utilizan para salir de un apuro financiero.  

Debes tener en cuenta que un valuador será quien determine el monto que se te puede prestar a cambio de tu prenda. Se acordará el plazo, días de pago y la tasa de interés que estarás pagando.

Crédito de financiamiento colectivo: Este crédito es un modelo nuevo y novedoso que ha surgido a raíz de que cuando una institución financiera no otorga el crédito solicitado, las personas recurren a sus familiares y/o amigos para solicitar el dinero. Es por ello que en Prestadero creamos PrestaPal, a través del cuál tu crédito puede ser fondeado por tus propios amigos y familiares, con la ventaja de que tus pagos son reportados a buró de crédito y esto, te ayudará a poder acceder a otros productos financieros como los arriba mencionados.

Después de todo este breviario cultural, he aquí algunos tips que te ayudarán a sentirte seguro contigo mism@ para elegir y solicitar tu primer crédito:

1. Saber a conciencia la finalidad del crédito y el monto que requieres

¿Para qué vas a solicitar ese crédito que tanto quieres y estás buscando?

Este es un buen punto de partida, pues te ayudará a elegir entre los diferentes tipos de crédito que existen, basándote en el objetivo que deseas alcanzar ya sea a corto, mediano o largo plazo. Así tendrás un plan de acción mejor definido, desde la cantidad que requieres hasta el plazo diferido y los pagos que deberas realizar mes con mes.

2. Investiga y compara entre diferentes opciones. 

Es importante que revises con atención cuestiones como la tasa de interés, el CAT anual, si en caso de tarjeta de crédito, la institución te cobrará comisión por no usarla durante cierto tiempo y si también existe cobro de anualidad por tener esa tarjeta. 

Existen comparadores en internet como Kardmatch, Rankia, Coru, Credy, iKiwi o Comparador Financiero, por mencionar algunos.

3. Incluye el pago de tu crédito en tu presupuesto

Es importante que tratándose de tu primer crédito, organices muy bien tus finanzas para evitar que te endeudes de más, dejes de pagar el crédito, la tasa de interés te coma viv@, y tu historial crediticio tenga una mancha negativa. Ya que la organización será crucial en este capítulo de tu vida, no sólo para poder generar un historial crediticio sano, sino para poder construir unas finanzas personales.

Con todo esto, ya estás list@ para solicitar tu primer crédito, tomando la mejor decisión.

 

 

 

 

 

 

 

Educación Financiera, Finanzas personales

¿Cómo dar pasos firmes en el miedoso campo de las finanzas personales?

finanzas-personales-prestadero-tips

Sabemos que el camino puede ser bastante parecido a un campo traviesa si no cuentas con las herramientas y conocimientos básicos de un proceso financiero. ¿Qué pasaría si te dijera que no estás solo? Si, al igual que tú, existen personas que están aprendiendo los métodos y términos necesarios para enfrentarse a las finanzas, ya sea desde un ámbito personal, hasta de saber administrar una Pyme. 

Hay varios consejos para optimizar las finanzas, sin embargo, en este blog nos enfocaremos en términos generales: la introducción y el desarrollo de un aprendizaje financiero para así guiarte a las diferentes opciones existentes y ayudarte a generar un criterio de lo que más te conviene.

Primero camina, después… corre

La gran mayoría de las personas creen datos falsos sobre cómo funcionan las finanzas, y la realidad es que no es su culpa. Puede ser porque nunca tuvieron una fuente objetiva, certera de información o porque así lo han implementado en las finanzas personales. 

Ten en cuenta que para poder subir los escalones en un sistema financiero es imprescindible que pises firme el primero en donde estas, si no, puedes resbalar. Tener una base sólida para poder construir desde ahí no importa cuanto te tardes en crecer ya que tu simiente no se caerá. 

Comienza por lo más básico, fundamental y necesario para caminar en el terreno de las finanzas personales. No es necesario que aprendas todo en un sólo día, pero sí, que tomes tiempo para nutrir tus conocimientos financieros.

Lo importante es que puedas aplicar esos consejos en tu vida diaria. 

No tengas miedo a investigar… ni a preguntar

¿Cuántas veces te has quedado con la duda sobre algún tema relacionado con finanzas? 

Es más sabio investigar y preguntar todo lo que necesites saber, por más insignificante u obvio que parezca, antes de quedarte con la duda. El conocimiento no entra por ósmosis a tu cabeza, se basa en el estudio y experiencia desarrollado en un tema o acción que se construye con base en la práctica y teoría del mismo.

Por ello tómate el tiempo al día para leer sobre finanzas, al menos unos 20 minutos a la semana, son ideales. Con ello revisa que hay de nuevo y mantente actualizado de los movimientos financieros. Y no te quedes con lo primero que recibes, te enseñan o pones en marcha, ya que puedes seguir nutriendo hasta donde necesites y ten en consideración que van de la mano con tu desarrollo.

Verás que con tiempo, pasarás de temas muy sencillos a temas un poco más complejos y estos, ya no te costará trabajo entenderlos y sobre todo, verás como poniendo en práctica lo aprendido, tus finanzas personales mejorarán.

Obtén lo mejor de todo

Las finanzas se basan en números, objetivos y estadísticas. Son en su principio cuantitativas, sin embargo, no debes descartar la experiencia de ellas. Las finanzas necesitan que las personas las practiquen y las personas necesitan practicar finanzas, es una realidad. Puedes aprender de las experiencias de otros, de sus éxitos y hasta de sus fracasos. Acércate y pon atento el oído de cualquier experiencia por más pequeña que parezca, pues podría ser la diferencia en la resolución de un problema tuyo actual o futuro.

Todos somos aprendices y tutores en este mundo ya que cada experiencia es diferente a pesar que sea en un proceso similar, así que nutre tus experiencias con las de tus conocidos, amigos y ya en un plan un poco más profesional acércate a plataformas específicas de gente que se involucra en el día a día de las finanzas. Comparte tu conocimiento y aprende de ellos.

 

Te invitamos a leer ¿Qué tan listo estás para una crisis financiera?

 

Educación Financiera, Finanzas personales

¿Qué tan listo estás para una crisis financiera?

En la finanzas personales hay altas y bajas ya que va de la mano con la vida, así que  es inevitable que existan momentos de crisis financiera. Debes estar consciente y preparado para recibir estos periodos, saber actuar y ser preciso en la toma de decisión para que la solución se vea reflejada a largo plazo.

Compartimos algunos consejos contigo para actuar de manera eficiente ante  una crisis económica:

Reducir gastos

Realizar un recorte de gastos desde aspectos básicos, ya que puede ser tu mejor opción, por ejemplo: haz despensa y come siempre en tu casa, evita los gastos hormiga con antojos, carga con el efectivo esencial en la cartera.

Sugerimos hacer esto antes de una crisis para generar un hábito pero ya en el ojo del huracán, debes ejercerlo sin dudar, ya que el no gastar hará que tu crisis pase más rápido y los sacrificios serán a corto plazo. 

Fondo de ahorro

Sé que suena difícil y más teniendo la palabra ahorro al que no estamos acostumbrados. Sin embargo, el depositar un monto fijo semanal o mensual en una cuenta, te ayudará a no tener el dinero a la vista y por consiguiente a no gastarlo.

Es importante que ahorres una suma considerable sin dejarte desamparado, esto dependerá de cuanto ganes pero un 15% o 20% de tu ingreso mensual puede ser un buen inicio.

Sobre todo porque es el colchón de la caída en una emergencia, no te des el gusto de usarlo en otro momento.

Seguro

Puede ser del que quieras, nuestra recomendación es que tengas los más posibles porque una persona preparada en sus finanzas vale por dos. Existen varios seguros que brindan diversos servicios, lo importante es que te dan una estabilidad y un pilar para que el día de mañana no estés varado con un problema más grande que tus posibilidades.

El vivir el ahora con tranquilidad tiene que ver con una proyección de posibilidades al futuro, por eso te compartimos una lista de posibles seguros a considerar en tu sistema financiero:

  • Salud.- gastos médicos mayores o generales.
  • Hogar.- para cualquier posible accidente y no quedarte parcial o totalmente sin un techo sobre ti.
  • Auto.- si tienes un automóvil es importante que lo tengas, ya que aunque manejes muy bien puedes sufrir el error de un tercero.
  • Vida.- en estos seguros pueden asegurar una muerte tranquila para tus familiares.

Tarjeta de crédito.

Ponle pausa a su uso o guárdala en el cajón de los calcetines, sabemos que es muy fácil pagar con tu tarjeta de crédito pero tienes que tener claro que es un dinero prestado y que tiene fecha de devolución. Es un hábito que daña tus  finanzas al no saber usarlo o usarlo sin medida ya que, es muy probable que entres en una crisis al no recordar la cantidad y cuando veas lo que tienes que pagar a la fecha de corte no sabrás por donde vino.  Evita usar tu tarjeta de crédito para gustos momentáneos y guárdala para ocasiones en las que sea totalmente necesario o en las que te convenga.

Todos los puntos anteriores se pueden llevar a cabo como actos preventivos a una crisis económica pero de igual manera se ejercen durante, para poder sobrellevarla con más claridad y apoyo.

Ten presente que tú eres el único que puede hacer bien o mal el camino de tus finanzas, pisarlo y recorrerlo. Así que no lo desprecies y hazlo tu mejor amigo para que se acompañen en las buenas y las malas.

 

Cómo Administrar mi Dinero

Bola de Nieve: De la teoría de resolver deudas a la práctica

 

En el mundo financiero, todos cometemos errores al ser primerizos o al no saber manejar una deuda, lo ideal sería que no llegaramos a este punto de ahogamiento en intereses o mensualidades estratosféricas que se salen del rango posible de pago. Pero la incógnita a resolver no es si hemos estado ahí, más bien; ¿Sabes cómo superarlo? ¿Podrías pensar en un plan para salir sin pedir más dinero prestado? 

Te contaremos un proceso comprobado y gentil. Sin embargo, no es para los débiles ya que te agitara todo tu mundo, hará cambiar tus hábitos, construirá paciencia y constancia en tus finanzas, todo esto, sin ganar más ni adquirir nuevas deudas.

Hablamos del efecto bola de nieve que consiste en apoquinar de valor en valor hasta llegar a la meta. NO es una carrera de rapidez sino de resistencia y perseverancia. Se llama así por el hecho de que se empieza con una y entre más pasa el tiempo, entre más sumas más grande es tu avance y acercamiento a la meta.

 

Conoce tu deuda 

Para empezar a pagar con intención de liquidar tu deuda, debes informarte de qué es lo que vas a pagar. Ya que para empezar con este proceso debes identificar cual es tu problemática, y cuál es el inventario de tu deuda, tomando conciencia de:

  • A quién o quiénes les debes y cuánto de tu ingreso mensual se va al pago de tus deudas
  • El monto total de tu deuda
  • Los intereses que estás pagando de estas deudas
  • El pago mínimo mensual por cada deuda

 

Jerarquiza 

Ya que identificaste tus deudas y todo lo anterior, vas a elegir una sola deuda sobre la cuál te vas a concentrar para comenzarla a liquidar, pagando un poco más del pago mínimo mensual. Puedes escoger esta deuda considerando:

 

  • El interés, pues la que tiene el más alto es la que te puede convenir liquidar primero
  • La que al pagarla te va a liberar una mayor cantidad de dinero para abonar a los créditos pendientes

 

Recuerda que el hábito aquí es más importante que la cantidad, y es lo que te ayudará a liquidar esa primera deuda, abonando un poco más del mínimo mensual.

Sigue avanzado

Después de terminar de pagar el primer crédito, debes continuar con el siguiente en la lista, ya que si lo haces instantáneamente será más fácil. 

El que hayas terminado de pagar un primer crédito, no implica que ese dinero que tenías destinado para el pago mensual ahora se encuentre libre para tus gustos.  Al contrario, ese dinero que abonabas, ahora lo sumarás al pago mensual del siguiente crédito que quieres liquidar.

De esta forma, este siguiente crédito lo liquidarás más rápido, y así repetimos la acción con los créditos faltantes.

El seguimiento es el factor que te ayudará en la construcción de un hábito y en este método de bola de nieve, eso vale más que una suma alta de dinero. Se constante y verás que así todo suma y que cuando menos te des cuenta, estarás libre de deudas.

 

 

Educación Financiera, Finanzas personales

5 Retos de la Educación Financiera en México

México es un país de cambios y en vías de desarrollo, pero lamentablemente, aún no existe la educación financiera necesaria para hacer frente a los retos del presente y del futuro. 

Comencemos por definir qué es la educación financiera. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, es el proceso mediante el cual, tanto los consumidores como los inversionistas financieros logran un mejor conocimiento de los diferentes productos financieros, sus riesgos y beneficios, y que mediante la información o instrucción, desarrollan habilidades que les permiten una mejor toma de decisiones, lo que deriva en un mayor bienestar económico.

México debe enfrentarse al gran reto de la educación financiera personal, para que  de esta forma, los mexicanos puedan alcanzar una mejor calidad de vida, sabiendo aprovechar sus ingresos y los productos financieros que hay disponibles en el país. Para ello, hay cinco factores importantes contra los que tenemos que enfrentarnos para poder incrementar y mejorar la educación financiera en México.

1.Perder el miedo a tener una cuenta bancaria. 

Uno de los grandes retos en educación financiera es incluir a más personas en el sistema financiera formal, pues al día de hoy, se sigue teniendo la creencia o tendencia, de que es mejor mantener los ahorros bajo el colchón en lugar de tener una cuenta bancaria en dónde estos se encuentren resguardados. Y es que uno de las razones al respecto es, que no hay conocimiento suficiente acerca de los productos financieros que existen en el país, ni de las opciones que actualmente hay para bancarizarse.

Muchas personas encuentran contraproducente tener una cuenta bancaria, sin considerar que tener una, les abre la puerta a ser candidatos a mejores productos financieros como tarjetas de crédito.

2.Conocer los productos financieros disponibles en el mercado.

Aunado al primer punto, es importante que las personas se acerquen a conocer cuáles son los productos financieros y opciones que hay disponibles en el mercado para poder ser parte del sistema formal del país. Saber y entender las ventajas de productos de ahorro y ahorro para el retiro, crédito e inversión, protección y de servicios.

Las instituciones financieras y organismos como Condusef, jugamos un rol muy importante en este aspecto, pues debemos educar no solo con respecto a los productos, sino también, a ampliar el conocimiento sobre los términos más escenciales para poder comprender y entender a grandes rasgos, de finanzas.

3.Apertura a las nuevas opciones financieras

Con la era digital, las instituciones financieras tradicionales, (bancos), ya no son la únicas que ofrecen servicios financieros confiables, eficaces y de calidad. Hoy también estamos viviendo el boom Fintech, con lo que el abanico de opciones se ha abierto

El uso de la tecnología para servicios financieros está haciendo que sea más fácil y cómodo acceder a productos financieros desde la comodidad de nuestros hogares u oficinas.  Puedes buscar diversas opciones en la página de Fintech México y de AFICO.

4.Cultura del Ahorro

Por otra parte, uno de los grandes retos es que los mexicanos aprendamos a ahorrar y esto se vuelva un hábito que mantengamos a lo largo de nuestra vida. La cultura del ahorro no solo incluye guardar dinero, sino saber cómo utilizarlo y aprovecharlo a tu favor para solventar gastos no previstos o planear un buen retiro laboral.

Es importante conocerse a sí mismo para analizar nuestras características como ahorradores y poder elaborar nuestro propio plan, investigando y conociendo las diferentes vías de ahorro que existen, como cuentas bancarias, de inversión, fondos de retiro, entre otros.}

5.Finanzas personales desde la infancia

Es un hecho que en México no educamos a los niños para saber manejar sus finanzas personales, así que este es un punto importante por el cuál debemos comenzar a trabajar desde nuestros hogares, enseñándoles el valor del dinero y cómo usarlo correctamente, sin gastar de más y haciendo compras inteligentes comparando costos y beneficios.

Si quieres saber más sobre tips para enseñarle finanzas a los niños, te compartimos este blog: ¿Cómo jugamos a las finanzas?

 

Finanzas personales

Independizarse no es un mito

 

Todos sabemos que no es nada fácil salirte de su casa y que hay factores que lo hacen aún menos probable a lo veintitantos, si estudias o no tienes un ingreso fijo. Pero que pasaría si te dijera que se puede hacer sin tanto rollo, primero debes tener tu objetivo claro, segundo es ser práctico y por último no te agobies de más. Obviamente no es lo único que debes hacer pero es un buen inicio, te compartimos unos tips específicos para que desarrolles tu plan de escape.

 

Prioriza

Sabemos que cuando hay dinero nos gusta darnos gustitos “porque nos lo merecemos” pero ¿Realmente los necesitamos?

Lo que si necesitamos es empezar a pensar que es lo que más requiero en el momento o en un futuro cercano. Si realmente es indispensable ese gustito o es mejor el por venir.

Haz una lista que jerarquice los temas en cuestión, lo puedes hacer con colores, con números o hasta por lista. Créala de tamaño grande, visible y pégala en tu cuarto para que la veas todos los días y no se te olviden tus objetivos.

 

Ahorra

Este tema puede ser uno de los más difíciles, ya que sabemos que los ingresos no son altos, ni medios y en casos nulos. Sin embargo, siempre los padres nos dan un gasto semanal o mensual del cual podemos ahorrar el 20% y así tener un fondo de ahorro para el momento de la verdad.

Los abuelitos y abuelitas no pueden faltar en el domingo y lo que ellos te dan si lo puedes guardar integro para que el tiempo de ahorro no sea eterno o también puedes usarlo para invertirlo en un pequeño negocio, como vender dulces o hacer galletas. Después de separar la re inversión en material guardas las ganancias.

¡No te desesperes, puede ser tardado pero sólo tu decides si es tedios!

 

Tu agenda será tu mejor amiga

Sabemos que estamos acostumbrados a tener comodidades pero la independencia tiene un precio. Obvio ya no vas a tener quien te haga de comer, quien te tienda tu cama, lave tu ropa o pague las cuentas. Así que debes estar listo para ser más organizado.

Sé que suena de abuelitas una agenda, sin embargo, puedes ponerle creatividad y hacer una pared de pizarrón para tenerlo a la vista. Ahí se pondrá que hace falta del refrigerador, si ya llego el recibo de un servicio y cuando se debe pagar, que día llevarás la ropa a la lavandería y cuál será el día de súper. Empieza haciéndolo en tu cuarto y ve que tal te va, ya que al vivir solo nadie hará las cosas por ti y si trabajas o estudias debes saber como optimizar tu tiempo para no caer en los errores de primerizo y convertirte en un epic fail.

 

Es más divertido en compañía

No te apresures a querer estar solo, a veces es más divertido hacerlo con amigos o una pareja, ya que así pueden dividirse los gastos, construir con más rapidez y forma el lugar y tener con quien platicar de vez en cuando.

Sólo ten cuidado, elige con cautela porque cada una de las personas tienen manías o formas de hacer las cosas y lo peor que puede pasar es vivir con alguien que no es compatible en ese aspecto, sin embargo, debes ser más flexible, intentar adaptarte y sobre todo aprender cosas nuevas.

Así que ya sabes, si tienes con quién irte y compartir un departamento es genial.

 

Ten aliados

Llegar a un lugar nuevo siempre es emocionante y de igual forma atemorizante. Usa todo lo que tienes para conocer a todas las personas posibles a tu alrededor; los de la tienda, tus vecinos, el viene- viene… Así cuando necesites ayuda no te la negarán y no te sentirás solo.

 

Practicidad

Es tu primer paso para adentrarte a las grandes ligas, así que no esperes un lugar armado, lujoso o en una zona nice de la ciudad. Ten presente que será tu lugar pero no será “el lugar.” Lo importante es que este accesible a medios de transporte para hacer más rápido tu traslado a tus actividades, que los al rededores sean seguros y que la renta no sea más del 30% de tus ingresos.

Haz tus compras en los mercados o tianguis, ya que encontrarás verduras, frutas, queso, entre otras cosas a buen precio, comerás sano y ayudarás a la economía local.

 

Evita comer fuera de casa, vuelve a ponerte otro día tu ropa cuando no se ensucie y aléjate de los gastos hormiga.

No es tan complicado seguir estos pasos cuando tienes claro tu objetivo y sabes que será por un tiempo, porque todo es pasajero y te promoverán pronto.

¡No te quedes con las ganas e inténtalo!

 

 

Cómo Administrar mi Dinero

Optimiza las finanzas de tu empresa y prospera.

 

Hablar de dinero siempre es delicado, para ello debemos gestionar el flujo tanto de entrada como de salida, ya que es de suma importancia llevar un registro de las finanzas para tener presente los movimientos de la empresa y controlar cualquier posible mal entendido.

 

¿En qué gastas?

Revisa el flujo de dinero en cada área de la empresa, como; en qué se está gastando, si realmente es necesario y considerar si esos gastos aportan un beneficio, si reduciendo el presupuesto se logra el mismo objetivo o de plano son innecesarios y se deben eliminar.

 

Prioriza necesidades

Una vez que recopilaste el estatus de las finanzas en las áreas de tu empresa, podrás empezar a crear un plan para priorizar, así como un top 10 en lo que se deben gastar los recursos. En lo que te puedes guiar es en las tres “r”: rentable , realista y redituable.

 

Conoce cuanto dinero tienes

Si tienes el registro del capital; tanto en ganancia como en gasto, será más sencillo crear un presupuesto. En el se deben incluir todos los gastos, para sintetizar puedes dividirlo en dos:

  1. Los que no puedes dejar de pagar ya que son sumas fijas y más significativas.
  2. Las más flexibles y no imprescindibles, que no te costarían un problema o bien la detención de actividades.

Delega a los especialistas

Invertir en una persona capacitada en contabilidad será lo mejor que podrás hacer, ya que es importante que sepas y estés al tanto de tus finanzas, sin embargo, no puedes ocuparte de todo y se optimizará el uso al tener a un especialista. Lo que si puedes hacer es tener un sistema o plataforma de gestión financiera para que estés informado en tiempo y forma.

 

¿Quieres que tu empresa sea temporal o legendaria?

Separar la cuenta personal de la de la empresa es una de las cosas más importantes, se debe tener claro que todo tiene su lugar y aunque es tu dinero no es para gastarlo sin medida, ya que tienes la responsabilidad de trabajadores y clientes que dependen de tu empresa para crear grandes cosas.

Para que realmente puedas optimizar el dinero y llevar un control, se debe crear una cuenta exclusiva de la empresa y así no te harás bolas con combinar ingresos personales con los de la empresa. Por último un consejo para que no te cause conflicto no ver entrada de capital: deberás establecerte un salario fijo, respetando el monto y así no desbalanceas las cuentas, y todos ganan.

 

Pin It on Pinterest