Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

Primero ahorra dinero y después gasta

Hemos escuchado la frase: Primero ahorra dinero y despés gasta. ¿Te has puesto a pensar en qué podrías lograr si antes de gastar ahorras?

Es una cuestión recurrente que tenemos la tendencia de ahorrar el dinero que nos sobra después de que ya gastamos en nuestros gustos, en lugar del hábito de ahorrar y lo que nos sobre de aquello que hemos destinado a nuestro ahorro, gastarlo.

¿Te ha pasado?

Este es un hábito difícil de romper, y no se trata de que de un día para otro deje de suceder, pero es importante generar conciencia al respecto para que no nos topemos con una cartera vacía al final de la quincena, una cuenta de ahorro en cero y un fondo de emergencia en emergencia. 

Pero, ¿cuáles son algunos de esos sanos hábitos financieros que podríamos ir adquiriendo y haciendo parte de nuestra vida para disfrutar de unas finanzas sanas?

Te dejamos aquí cuatro hábitos que pueden cambiar tu vida, atrévete a intentarlos.

  1. Tener una visión clara de cómo gastar. Esto se logra a partir de que cada mes antepongas el pago de tus gastos fijos sin demoras, apoyándote de sistemas automatizados, como pueden ser los pagos domiciliados de servicios y tarjetas de créditos. 
  2. Aprovechar tus recursos. Esto se trata no solo de no comprar por comprar, sino también de sacar partido a todo lo que aún tienes y puede ser de utilidad, pues antes de comprar o desechar ropa, zapatos o electrodomésticos, está la opción de poder repararlos y continuar sacándoles provecho durante toda la vida que les quede.
  3. No es necesario que tengas todas las tarjetas de crédito que te ofrecen. Entre más tarjetas de crédito tengas, más gastarás y tu capacidad de pago será menor ocasionando que te endeudes y por ende, tus finanzas se vean en aprietos. Aquellas tarjetas que no sean necesarias y más bien sean un lujo, puedes prescindir de ellas.
  4. Una forma sana de ahorrar y empezar a generar un respaldo económico eficiente es separando mes con mes el 1%0 de tu sueldo. El chiste de hacer esto no es gastarlo tan pronto como nos sea posible, sino  para crear un fondo de emergencias o para llegar a alguna meta económica más grande. 

Ahora que ya tienes herramientas para primero ahorrar dinero, prevenir y mejorar tus finanzas, no las eches en saco roto, mejor pónlas en práctica y verás que al cabo de unos meses ya no te estarás tronando los dedos. 

¿Quieres conocer las señales de alerta de que tus finanzas están riesgo? Te dejamos este blog 👉 7 Señales de que tus Finanzas Personales están en riesgo

 

Cómo Administrar mi Dinero, Finanzas personales

Mejora tu Historial Crediticio este Inicio de Año

¡Bienvenido 2020!

Seguramente tienes muchos  planes y propósitos de año nuevo por cumplir y también es muy probable que te hayas excedido un poquito en tus gastos de fin de año, ¿me equivoco?

Si la respuesta es que tus deudas se han incrementado, entonces es tiempo de tomar un respiro profundo, poner orden y mejorar tu historial crediticio después de estas fiestas decembrinas.

  1. Revisa a quién o quiénes les debes y los montos exactos 
  2. Considerando el monto de tu deuda, revisa de cuánto es tu pago mensual
  3. Elabora tu plan financiero para que sepas exactamente en qué o cómo tienes que distribuir tu dinero. Te decimos cómo en este blog 👉🏼 “Presupuesto Personal para Mejorar tus Finanzas”

Cuidado ⚠️ Aunque encuentres rebajas muy buenas en este mes, no te dejes tentar por ellas ya que podrían empeorar tu situación y ¡OJO! Procura NO utilizar tu tarjeta de crédito hasta que tu deuda sea menor.

Si sientes que se complicará pagar tus deudas y esto te puede dejar una mancha en tu historial crediticio, elige una sola sobre la cuál enforcarte. Una vez que la hayas liquidado, puedes utilizar ese dinero para abonar al siguiente crédito por liquidar. Si este es tu plan, conoce el método “Bola de Nieve” en nuestro blog 👉🏼 “De la teoría de Resolver Deudas a la Práctica”

No descartes la posibilidad de pagar tu deuda con otra, sobre todo si vas al corriente con tus pagos ya que podrías encontrar una muy buena opción en la que salgas ganando    O también por ejemplo, si ya liquidaste alguna y aún te faltan otras por liquidar, es una buena opción consolidar tus deudas. En esta entrada de nuestro blog, te explicamos más sobre 👉🏼 “Consolidación de Deudas”

Ahora ya lo sabes. Sigue estas recomendaciones para mejorar tu historial crediticio y tener un excelente inicio de año además de mantenerte así durante todo el 2020. 

Todo el Equipo de Prestadero te desea un Excelente Año

Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

7 Señales de que tus Finanzas Personales están en Riesgo

cuidado con tus finanzas personales

Estamos en la recta final del año, sin embargo, no debemos descuidar los planes que hayamos realizado para distribuir y administrar nuestras finanzas personales. A veces tendemos a no darle un seguimiento al plan o bien monitorearlo constantemente. Tómate el tiempo para analizarlas, ya que en muchas ocasiones los pequeños detalles que pasamos por alto hacen que nuestros gastos incrementen por un flujo inconsciente de dinero, con ello puede traer deudas, poco capital en cada quincena y puro estrés financiero.

Te compartimos algunas posibles señales de alerta que te ayudarán a identificar si estás manejando tus finanzas personales correctamente y las notes a tiempo, en caso de que no sea así, puedas tomar las medidas necesarias para hacerlo.

Señales de alerta:

  1. Mes con mes tienes complicaciones para pagar tus gastos fijos como renta, luz, agua, teléfono, seguro del auto, etc.,
  2. Realizas compras impulsivas. Te dejas llevar por las promociones sin detenerte a pensar si realmente necesitas ese artículo.
  3. Tu tarjeta de crédito está sobregirada y no logras ponerte al corriente en tus pagos.
  4. Pides dinero prestado a tus familiares o amigos, con lo que te endeudas más y más.
  5. Pierdes el control de tu dinero gastándolo en ropa, restaurantes, cine o cualquier otra cosa que se te ocurra, y tu quincena siempre termina en ceros.
  6. No cuentas con un fondo de ahorro para emergencias.
  7. Esperas ansiosamente tus quincenas para salir a divertirte con tus amigos, sin antes hacer un presupuesto de tus gastos.

Si haces más de 3 cosas de esta lista, lamentamos decirte que tus finanzas penden de un hilo y debes cambiar tus hábitos lo más pronto posible.

Ahora que has revisado tus hábitos financieros, es importante que pongas orden en tus finanzas manteniendo un equilibrio entre tus ingresos y tus gastos. Para lograrlo te recomendamos que realices un presupuesto de los gastos que tendrás cada mes, si los gastos son mayores que tus ingresos, revisa en qué gastas más y analiza si estos desembolsos son realmente necesarios o los puedes evitar.  Puedes aprender a hacer tu presupuesto en este blog: Presupuesto Personal para Mejorar tus Finanzas

Con una buena planeación, podrás destinar una cantidad fija de tus ingresos al ahorro, así tendrás dinero disponible para enfrentar alguna emergencia, realizar un viaje, pagar una deuda o para los gastos que no hayas programado.

 

Prestadero

Tu NIP Prestadero: Todo lo que debes saber

Como sabes, mi estimado lector, nos encotramos en proceso de autorización conforme a lo que señalan la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (mejor conocida como Ley Fintech) y las Disposiciones de Carácter General Aplicables a las Instituciones de Tecnología Financiera.  Dentro de los requerimientos que nos solicita la Ley, se encuentra el que nuestros usuarios cuenten con un NIP que les brinde mayor seguridad al momento de realizar sus operaciones dentro de nuestra plataforma.

Conozcamos un poco más acerca de el NIP, las ventajas que tiene para la protección de nuestros datos personales y nuestro dinero en nuestra cuenta de Prestadero.

¿Qué es el NIP? 

El NIP (Número de Identificación Personal), es un número que nos autentica como clientes ante medios electrónicos mediante una serie de caracteres para poder realizar operaciones de forma segura dentro de las plataformas, como son:

  1. Confirmar retiros.
  2. Confirmar fondeos. 
  3. Alta de cuentas bancarias.
  4. Descargas de estados de cuenta.
  5. Alta o modificación de beneficiarios.

Este método de autenticación es personal, por lo que, al igual que tu contraseña, no deberás compartirlo con ninguna persona o institución. De esta manera, Prestadero puede validar que quien realiza las operaciones es propietario de la cuenta.

¿Qué características debe tener nuestro NIP?
  1. Deberá tener una longitud de 6 caracteres numéricos.
  2. Toma en cuenta que no podrás utilizar más de tres caracteres iguales consecutivamente (111, 555, etc.), ni tampoco series consecutivas (123, 789, 765, etc.).
  3. Recuerda que podrás cambiarlo cuando tú quieras respetando los parámetros anteriores.
¿Qué medidas podemos tomar para una mejor protección de nuestra información?
  1. Evita utilizar fechas de cumpleaños o serias numéricas (como 987), ya que pudieran ser fáciles de descifrar por terceros.
  2. Memoriza tu NIP. Evita anotarlo, y si eres de las personas que suelen olvidar las contraseñas fácilmente, sólo evita anotarlo en lugares visibles o muy obvios.
  3. Procura cambiar tu NIP frecuentemente.
  4. No compartas tu NIP con nadie.
¿Qué hacer si nuestro NIP se bloquea?

Después de tres intentos fallidos nuestro NIP será bloqueado por medidas de seguridad, por lo que tendremos que solicitar uno nuevo. Para hacer esto, o para actualizar tu NIP, sigamos los siguientes pasos:

  1. Ingesa a tu cuenta, selecciona opciones NIP y da click en el botón de Actualizar/Restablecer NIP.
  2. Ingresa tu nuevo NIP (toma en cuenta que no podrá ser el mismo que el anterior).
  3. Valida el cambio con la clave que te enviamos a tu correo electrónico o número celular.
  4. Te llegará un correo de confirmación de tu actualización.  

Ahora que ya conoces más acerca del NIP y sus usos, pongamos en práctica estos consejos para proteger nuestra información.

 

Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

Consolidación de Deudas para un buen fin de año

Un ciclo termina para empezar otro, concluyamos este 2019 planteandonos nuevas metas y pensando en nuevo proyectos.   

Démonos la oportunidad de visualizar un mejor año que el anterior, y que mejor forma de hacerlo que quitándonos un peso de encima, empezando de cero con nuestras deudas para darle paso a un próspero inicio de año. 

Comencemos por entender ¿que es la consolidación de deuda?

Expliquémoslo con un ejemplo:

Supongamos que tienes tres tarjetas de crédito, vas al corriente con tus pagos pero quisieras liquidarlas. En ocaciones llega a ser complicado recordar realizar tus pagos y más si debes hacerlos en lugares diferentes, sobretodo en esta época de fiestas y caos en la ciudad. 

¿Que pasaría si solicitaras un crédito con una tasa de interés mas atractiva y con ese crédito pagaras el saldo total de esas tarjetas de crédito? 

Es ahí donde entra la consolidación de deudas.

¿Te emocionaste con las compras en este época y casi te da un infarto al ver los estados de cuenta de tus tarjetas? Antes de que tus compromisos de pago se salgan de control, y comiences o sigas dando pagos mínimos, la consolidación de deudas puede ser la solución. 

A cambio de una tasa de interés más baja, puedes acoplar tus deudas en una sola, optimizando tu tiempo y dinero, pues a largo plazo, tu bolsillo verá que fue una buena decisión.

Si piensas consolidar tus deudas, las cosas que tienes que considerar son:

  1. Tomar en cuenta tu capacidad de pago para evitar caer en pagos mínimos y que los intereses se sumen a tu deuda actual, a pesar de que vayas al corriente con los pagos.
  2. Investigar diferentes opciones y quien te ofrece una tasa menor, si vas a pagar una deuda con otra, esta es tu mejor opción.
  3. Considerar que entre mejor este tu historial crediticio, mejores opciones te pueden ofrecer empresas como las Fintech de financiamiento colectivo.   
  4. Elaborar un plan financiero que te permita cumplir sin contratiempos con los pagos de la deuda con la que liquidarás las otras. Descubre en nuestro blog cómo elaborar tu Presupuesto Personal 

Estás a tiempo de evitar que este fin de año se convierta en un suplicio, con una correcta estrategia de ahorro puedes empezar el siguiente con el pie derecho. 

¿Listo para consolidar tus deudas?

Educación Financiera

La Revolución Financiera llamada Fintech

A lo largo de la historia de la humanidad, se ha hablado de la primera y segunda Revolución Industrial, las cuales, marcaron un antes y un después en la forma de vida pero también, en la economía. A estas dos Revoluciones, debemos sumar la Revolución Financiera que se ha producido gracias a las Fintech.

Si este término es nuevo para ti, déjame darte una pequeña introducción a la historia y de dónde provienen las Fintech.

El término proviene del inglés: Financial Technology (Tecnología Financiera). Curiosamente su historia se remonta a más de un siglo, cuando en 1918 se usó por primera vez un sistema electrónico de transferencia de fondos, usando el telégrafo y  la clave morse. 

De ahí saltamos a los 50’s cuando las tecnologías financieras se hicieron disponibles al público en general con la aparición de la tarjeta de crédito. En los 90’s aparecieron los primeros teléfonos móviles y en 1997 se efectuó el primer pago vía mensaje de texto. Por supuesto, con la llegada de los teléfonos inteligentes, el uso de la tecnología ayudó a propiciar el boom Fintech.

Las empresas Fintech hacen uso de la tecnología para brindar servicios finacieros más eficientes, ágiles, cómodos y confiables, dentro de mercados variados como*:

  • Medios de pago y transferencias. Las plataformas de pagos, comercio electrónico y transferencias internacionales.
  • Infraestructura para servicios financieros. Evaluación de clientes y perfiles de riesgo, prevención de fraudes, verificación de identidades, APIs bancarias, agregadores de medios de pago, big data & analytics, inteligencia de negocios, ciberseguridad y contratación electrónica.
  • Originación digital de créditos. Son empresas que ofrecen productos de crédito a través de plataformas electrónicas.
  • Soluciones financieras para empresas. Software para contabilidad e infraestructuras de facturación y gestión financiera.
  • Finanzas personales y asesoría financiera. Administración de finanzas personales, comparadores y distribuidores de productos financieros, educación financiera, asesores automatizados y planeación financiera.
  • Mercados financieros. Servicios digitales de intermediación de valores, instrumentos financieros y divisas.
  • Crowdfunding.
  • InsurTech. Tecnología aplicada a la prestación de servicios en el sector asegurador.
  • Criptomonedas y blockchain. Desarrolladores de soluciones basadas en el blockchain, intermediarios y mercados de activos digitales.
  • Entidades financieras disruptivas. Bancos u otras entidades financieras 100% digitales.

¿Por qué las Fintech han generado una Revolución Financiera?

Han ayudado a la democratización de los servicios financieros, haciendo más fácil el acceso a ellos y de una forma más cómoda, sin la necesidad de acudir directamente a una sucursal, sacar turno y sin necesidad de muchos papeleos.Y por eso en esta nueva revolución financiera, las Fintech se preocupan por optimizar tu recurso mas valioso, tu tiempo

 

Fuente: https://www.fintechmexico.org/

 

Cómo Administrar mi Dinero, Finanzas personales

Presupuesto para Regalos de Navidad

presupuesto para regalos de navidad

La navidad es una época llena de celebraciones, vacaciones y gastos que son inevitables, ya que hay veces que en la oficina es obligatorio el intercambio de regalos, entre los miembros de la familia o bien es el momento del año que puedes tener tus vacaciones. Así que, debes de crear un plan financiero, que incluya un presupuesto para regalos de Navidad, para que no te agarre desprevenido y puedas aprovechar las fiestas. 

Ve cuánto puedes gastar

Primero que nada debes saber y separar lo que vas a utilizar para esta temporada. No todo lo que llega en ingresos, se tiene que ir porque no lo tenías “contemplado”.

  • Haz un tabulador de los gastos fijos que debes cubrir cada mes y cubre los que tienes hasta enero, con la mitad del aguinaldo. Te ayudamos a elaborar el tuyo, en este blog <<Presupuesto Personal para mejorar tus finanzas>>
  • Guarda un porcentaje para llegar a la primer quincena de enero, no debes quedarte en ceros.
  • Lo que sobra o la mitad del aguinaldo -seguro es razonable ya que la entrada es mayor- úsalo para los regalos de navidad.

Así quedó: 50% del aguinaldo para gastos fijos, el otro 50% del aguinaldo para gastos navideños y el salario lo divides para llegar a enero.

Ten una lista de gastos y regalos

Prioriza de lo más indispensable a lo que puedas descartar si salen del presupuesto, por ejemplo: la comida de navidad entraría en lo indispensable junto con el regalo de la suegra, sin embargo, la oferta del tostador portátil para ir acampar es un gusto y ese puede ser que no sea necesario.

Ya que tengas la lista divídelas en dos: Gustos y Necesidades. Cubre la de necesidades primero y si tus ingresos lo permiten, podrás cubrir los deseos, sino tendrás el top5 de ella, será bastante gratificante. Lo importante aquí es que no debes derrochar todo pero si tener regalos de navidad.

No uses el dinero de un sólo lugar

Para evitar que tu seas tu propio enemigo gastalon estas fiestas, es importante que el dinero que ya destinaste previamente a los diferentes gastos se pongan en cuentas separadas con el propósito de que no te vayas a gastar por “error” el dinero para la renta, en un regalo muy bello para navidad. Si no ves el dinero, si no lo tienes a la mano es más difícil gastarlo.

Anticipa tus compras

No compres por comprar, a veces saber a quién le regalarás y que comprarás es más importante de lo que crees. Saber o tener una lista de posibles regalos en estas fechas te evitará que tus compras sean precipitadas y desorganizadas. Investiga el mejor lugar para realizar tus compras, indaga su disponibilidad en tienda y ve que te conviene más, a veces quedarse con la primera opción puede no ser la mejor.

Ten en cuenta que las ofertas en los productos son previas a las festividades, así que si tienes la lista antes podrás lograr encontrar todo lo que quieres a un buen precio.

En estas fechas si lo planificas lograrás comprar de manera óptima. Que nada evite que disfrutes el tiempo en familia y amigos, no te endeudes y organiza tus gastos para que así todo sea espíritu navideño.

Si aprovchaste El Buen Fin para adelantar tus compras, es buen momento para valorar si te conviene consolidar tus deudas con una más barata. ¿Qué opinas?

 

Cómo Administrar mi Dinero, Educación Financiera, Finanzas personales

Presupuesto personal para mejorar tus finanzas

¿No sabes en qué se te va el dinero y crees que es imposible saberlo?

¡Tranquilo! Es momento del siguiente paso para lograr cumplir tus objetivos y eso, consta de organizar tus ingresos y gastos para que así, puedas dividir el porcentaje correspondiente a tu ahorro, ya sea a corto, mediano o largo plazo. Lo básico es saber en qué te vas a gastar el dinero, antes de tenerlo. Es decir, tener muy presente y claro cuáles son tus gastos fijos que debes cubrir semanal, mensual o hasta anualmente.

A veces creemos que es imposible, sin embargo, puede influenciar que trates de llevar los gastos en la cabeza y dejas los cálculos en el aire, esto la mayoría de las veces no funciona, y es probable que ya te hayas dado cuenta.

Por eso te invitamos a crear un plan adecuado a ti, algo que te diga el camino correcto a seguir, y que te explique cómo repartir inteligentemente tu dinero.

Gastos fijos semanales

Trata de que no sean gastos hormiga, sino que sean parte de tu rutina diaria y que sea más ligero y cómodo pagarlos de esta manera, ya que en este gasto se podrían confundir las fugas de dinero con necesarios. Priorizar e identificar es la clave. Entre estos gastos están los de transporte y alimentos, los cuáles puedes optimizar para que se reduzcan de ser posible.

Gastos fijos mensuales

En este punto podríamos dividirlo por parejas, o sea a la quincena. Ya que se te hará menos pesado el pago de ellas y podrás dividirlas en dos partes para liberar y segmentar el dinero. El punto de esto es que no pagues todo al mismo tiempo y no te quedes sin dinero, más bien que el porcentaje correspondiente se dirija adecuadamente.

En estos gastos puedes incluir los pagos a tus tarjetas de crédito, pago de servicios, plan telefónico, despensa, 

renta (en caso de de que no tengas casa propia), o el pago por la adquisición de un bien inmueble.

Gastos fijos anuales 

Estos son un poco más inamovibles y son normalmente de gobierno o bien regidos por una institución, hablamos del: predial, el CAT, seguro de gastos médicos, seguro de auto, entre otros.Y ellos puede ser que te convenga cubrirlos de esta manera para tener el gasto una vez al año.

Ojo! esto significa que durante el año deberás apartar el dinero para cubrir estos gastos de forma anual y así, evitar que cuando llegue la fecha de pago, te encuentres en una encrucijada de no saber cómo pagarlos.

En este presupuesto, también puedes incluir los ingresos de tu pareja o de alguna otra persona con quien compartas gastos.

Ejemplo de presupuesto personal:

Descarga la plantilla de excel para elaborar tu presupuesto, dando click  Aquí

 

Educación Financiera, Finanzas personales

¿Cómo leer tu estado de cuenta bancario?

El estado de cuenta es tuyo pero no te va a pertenecer hasta que lo conozcas del todo. No es complicado reconocer los puntos que necesitas para mantenerte al día en tu cuenta, pero lo primero que necesitas hacer es leer de arriba abajo y al revés todo lo que tiene que ver, sabiendo diferenciar entre un estado de débito o crédito. ¡Ah! Por cierto, nunca descartes las letras chiquitas.

Tarjeta de débito.

En el estado de cuenta de una tarjeta de débito primero que nada encontrarás tu información personal: nombre, dirección, los datos de tu cuenta y la vigencia.

En la parte de movimientos podrás notar que se hacen desde el primero al último día del mes y así se lleva un registro más preciso de los detalles de la cuenta. Así mismo, puedes leer el tipo de tarjeta que tienes, el saldo anterior y el saldo al corte, además de todos los ingresos y egresos de la cuenta durante el mes.

¿Ya sabes cuál es tu número de cuenta y Clabe interbancaria? No los dejes al final, ya que esos son identitarios y únicos. Los necesitarás para hacer cualquier movimiento relacionado a tu cuenta.

Tarjeta de crédito.

Vas a encontrarte con números y términos no cotidianos. Es importante saberlos, sin embargo, nosotros nos vamos a enfocar primero en lo más esencial revisando que desde tu nombre esté redactado correctamente, así como todos tus datos personales.

Una vez corroborados estos datos iniciales, podemos empezar a desmenuzar lo que leíste desde una perspectiva pequeñita, pero igual de importante ya que, veremos la recopilación de esa información en un documento emitido por tu entidad financiera.

 

  • Fecha de corte:

Es el momento preciso en que se reúnen los importes a pagar por el uso de tu tarjeta, es decir, es el día final para contabilizar tus compras o lo que utilizaste del crédito hasta ese momento. Ese monto no se puede usar hasta que se pague en un periodo de tiempo establecido, sin embargo, puedes disponer del saldo sobrante del crédito- si tu crédito es mayor a lo que gastaste-. Debes saber que siempre se hará porque no es un borrón y cuenta nueva, más bien, es el registro para ti y las instituciones financieras del control de gastos mensuales. Es el día  que indica la suma del dinero gastado o pagado en el periodo establecido- 30 días- a partir de la fecha de corte anterior.

Esta fecha debe ser siempre la misma y debes conocerla porque así podrás usarla a tu favor. Si realizas compras después de tu fecha de corte tendrás, más tiempo para realizar el pago. No la olvides, si es necesario anótala en post-it visibles hasta que la recuerdes.

 

  • Fecha límite de pago

Es importante conocerla y tenerla como recurso de emergencia, sin embargo, no es recomendable que dejes tu pago al último momento.

No la confundas con tu fecha de corte, ya que esta no puede operar si no se realiza primero el corte de mes de tu crédito. La podemos ver como el colchón de tiempo que nos brindan para efectuar el pago, normalmente son de 15 a 20 días después del corte. Pero no te confíes, es una fecha final que considera tu banco para registrar y sumar el movimiento a tu cuenta, y de no realizarlo a tiempo, te generará intereses.

 

  • Pago mínimo

Es la cantidad mínima solicitada -por la entidad bancaria que te otorgó tu crédito- a abonar a tu cuenta para mantenerla al corriente y evitar que te manden al lado oscuro del buró de crédito. Debes considerar que aunque esta cantidad se vea atractiva por lo baja que es, aproximadamente el 70% se va a pagar intereses, por lo que a largo plazo, si continúas con la tendencia de pagar únicamente el mínimo, tu deuda se puede volver imposible de solventar.

Como recomendación, identifica este monto y úsalo solo en caso de que por alguna cuestión extraordinaria, no puedas realizar el pago total de tu saldo a la fecha de corte, o un monto intermedio entre el pago mínimo y el total.

 

  • El monto del que dispones

Conoce el dinero que tienes aún disponible en tu cuenta, para ello debes poder identificar estos tres conceptos:

  1. Límite de crédito: es el monto autorizado por la institución que te ha otorgado el crédito
  2. Saldo anterior y saldo nuevo: tu saldo anterior es el monto total que adeudas por los movimientos  del mes anterior y el saldo nuevo es la suma de los movimientos del mes actual.
  3. Crédito disponible: Con base en tus gastos, esta cantidad es la que tienes disponible para utilizar, es decir,  el monto que aún tienes autorizado de tu límite de crédito.

¡Sé uno de tantos usuarios que le sacan el máximo y sé una persona responsable al utilizar una cuenta bancaria!

Pon la atención suficiente y date el tiempo de comprender todos estos detalles que componen a tu estado de cuenta, aprendetelos y ve cómo funcionan.

Independientemente de que sea de débito o crédito necesitas saber cómo leer tu estado de cuenta. En el caso del crédito, no correrás el riesgo de olvidar las fechas de pago, tendrás presente el monto del crédito aprovechando las ventajas que los servicios financieros te pueden ofrecer, y así evitarás: intereses y un tache en tu buró de crédito.

En pocas palabras sabrás manejar tu crédito de la manera más benéfica para ti y no sabrás lo que es endeudarse. En el caso de la de débito, podrás generar un historial de ingresos fijos para poder ser sujeto a crédito al momento de solicitar uno, sin mencionar que tendrás el control de tus finanzas personales.

Si no sólo quieres saber cómo leer tu estado de cuenta, sino también elegir el mejor crédito para ti, te recomendamos: Tu primer crédito, ¿cómo sentirte seguro al solicitarlo?

 

Educación Financiera, Finanzas personales

Tu primer crédito: ¿Cómo sentirte seguro al solicitarlo?

Si estás iniciando tu vida en el mundo de los créditos o estás pensando seriamente solicitar uno, este blog te va a ayudar a que te sientas seguro al momento de elegir y comenzar a utilizar tu primer crédito.

Comencemos por lo básico, ¿qué es un crédito y qué tipos de crédito existen?

La palabra crédito deriva del latín credititus, que significa ‘confianza’ y es una operación de financiación a través de la cuál una persona y/o institución, llamada acreedor, presta una cierta cantidad monetaria a otra persona, llamada deudor, quien desde ese momento se compromete con el acreedor a retornar esa cantidad solicitada, en el plazo estipulado, más una cantidad adicional que son los intereses.

Ahora hablemos sobre los tipos de crédito más comunes y los que a ti te pueden interesar como opción para tu primer crédito.

Crédito personal: Es el préstamo que realiza una entidad financiera a una persona, es decir, si tienes 18 años puedes ir a solicitar un crédito de este tipo.  En cada entidad financiera sus términos y condiciones son diferentes pero sin duda puedes encontrar alguno que se adapte a tus necesidades.

No tienen que tener un destino en específico, cuenta con un plazo de vencimiento, se estipula la tasa de interés, se establecen las comisiones y todo esto queda asentado previamente en un contrato para que las dos partes del crédito se vean beneficiadas y respaldadas.

Crédito revolvente: Mejor conocido como tarjeta de crédito, y consta de una línea de crédito o monto, previamente autorizado por el banco otorgante. 

Este crédito puede utilizarse una y otra vez, siempre y cuando se liquide el total de tus compras a fin de mes, antes de que termine la fecha de pago; en caso contrario, tendrás que pagar intereses y tu crédito no estaría “totalmente liberado” para compras futuras.  En otras palabras, el crédito disminuye conforme se va utilizando y aumenta conforme se va pagando.

Como ejemplo, diremos que acabas de activar tu tarjeta de crédito y tu límite de crédito son $10,000. Compras un nuevo celular con tu tarjeta que cuesta $5,000, por lo que tu línea de crédito se ha reducido a $5,000. Si a fin de mes pagas el total de tu saldo, nuevamente tendrás la línea de crédito completa.

Crédito Prendario: Este crédito se otorga a cambio de una prenda, es decir un mueble registrable, como son joyas de oro y plata, electrónicos, herramientas, equipos celulares y de computo, automóviles, entre otros. Se le conoce comúnmente con el término “empeñar” y la mayoría de las personas lo utilizan para salir de un apuro financiero.  

Debes tener en cuenta que un valuador será quien determine el monto que se te puede prestar a cambio de tu prenda. Se acordará el plazo, días de pago y la tasa de interés que estarás pagando.

Crédito de financiamiento colectivo: Este crédito es un modelo nuevo y novedoso que ha surgido a raíz de que cuando una institución financiera no otorga el crédito solicitado, las personas recurren a sus familiares y/o amigos para solicitar el dinero. Es por ello que en Prestadero creamos PrestaPal, a través del cuál tu crédito puede ser fondeado por tus propios amigos y familiares, con la ventaja de que tus pagos son reportados a buró de crédito y esto, te ayudará a poder acceder a otros productos financieros como los arriba mencionados.

Después de todo este breviario cultural, he aquí algunos tips que te ayudarán a sentirte seguro contigo mism@ para elegir y solicitar tu primer crédito:

1. Saber a conciencia la finalidad del crédito y el monto que requieres

¿Para qué vas a solicitar ese crédito que tanto quieres y estás buscando?

Este es un buen punto de partida, pues te ayudará a elegir entre los diferentes tipos de crédito que existen, basándote en el objetivo que deseas alcanzar ya sea a corto, mediano o largo plazo. Así tendrás un plan de acción mejor definido, desde la cantidad que requieres hasta el plazo diferido y los pagos que deberas realizar mes con mes.

2. Investiga y compara entre diferentes opciones. 

Es importante que revises con atención cuestiones como la tasa de interés, el CAT anual, si en caso de tarjeta de crédito, la institución te cobrará comisión por no usarla durante cierto tiempo y si también existe cobro de anualidad por tener esa tarjeta. 

Existen comparadores en internet como Kardmatch, Rankia, Coru, Credy, iKiwi o Comparador Financiero, por mencionar algunos.

3. Incluye el pago de tu crédito en tu presupuesto

Es importante que tratándose de tu primer crédito, organices muy bien tus finanzas para evitar que te endeudes de más, dejes de pagar el crédito, la tasa de interés te coma viv@, y tu historial crediticio tenga una mancha negativa. Ya que la organización será crucial en este capítulo de tu vida, no sólo para poder generar un historial crediticio sano, sino para poder construir unas finanzas personales.

Con todo esto, ya estás list@ para solicitar tu primer crédito, tomando la mejor decisión.

 

 

Pin It on Pinterest