Select Page

Una casa es un gran patrimonio que requiere inversión de tiempo y dinero para mantenerse en buenas condiciones durante muchos años. Pero ¡ojo! No deberías pagar arreglos demasiado costosos si no sabes exactamente dónde valdrá la pena el desembolso.

Antes de iniciar cualquier arreglo en tu casa verifica cuánto dinero tienes y qué quieres hacer exactamente. La falta de claridad en esos dos aspectos es la principal razón para dejar inconclusa o incluso nunca empezar una remodelación.

Reparar un inmueble puede ser tan accesible o costoso como nos lo propongamos; si de antemano sabes que tu presupuesto es limitado, lo mejor es priorizar antes de lanzarte a la aventura.

Recuerda que en una remodelación podemos incluir el mantenimiento, la estética, el acondicionamiento de espacios particulares (por ejemplo, para la llegada de un bebé), o incluso aumentar los metros cuadrados de tu propiedad.
Ten en mente que existen dos grandes tipos de reparaciones:

  • Las menores: que tienen qué ver con cambiar muebles o jardinería, y en las que se aconseja gastar un máximo del 10% del valor de la casa.
  • Las estructurales: implican construir, ampliar, hacer acabados. Los expertos recomiendan que no se gaste más del 30% del valor de la propiedad en este tipo de cambios.

Si vas a realizar acciones de mejoramiento en tu propiedad y no quieres quedar en la ruina considera estos aspectos antes de iniciar:

1. Analiza y prioriza lo más importante

Si eres el dueño de la vivienda desde varios años, seguramente conoces a la perfección los puntos fuertes y débiles de tu casa; desde el cuarto de estar que adoras, hasta las tuberías que solo traen problemas.

Entonces, si vas a hacer una remodelación, empieza por los rincones urgentes, aquellos que requieren especial atención y que te quitarán dolores de cabeza.
Aunque existen muchos espacios que puedes arreglar tú mismo, considera si necesitarás mano de obra especial para aquellos arreglos que superan tus capacidades; es recomendable contratar servicio profesional para evitar más gastos por tener qué hacer las cosas dos o tres veces.

Antes de contratar a cualquier persona, compara varios presupuestos. Recuerda que pagar servicios de buena calidad quizá te parezca un gasto alto en ese momento, pero te puede ahorrar mucho dinero en el futuro.

2. Busca materiales de buena calidad y baratos

Existen muchos materiales que facilitan remodelaciones baratas, sencillas, y que pueden hacer grandes cambios; la clave es comparar al menos tres productos y/o tiendas de cada insumo que necesites adquirir.

3. Las mejoras a la cocina siempre son buena inversión

Junto con el baño, son los dos espacios que mayor desgaste tienen en una casa. Cualquier inversión en estos espacios, será una buena manera de añadir valor a tu patrimonio. En la cocina, considera revisar revestimientos vinílicos, materiales de PVC, pinturas antihumedad.
La pintura para una casa es otras de las remodelaciones ideales para darle un nuevo aire, pues mejora cualquier estancia y la hace más agradable. Si el presupuesto para pintar la cocina – o cualquier otro espacio de la casa- es muy alto, puedes ponerte de acuerdo con otros vecinos que quieran pintar sus espacios también y conseguir un mejor precio por mayoreo.

4. Cambios sencillos para el cuarto de baño

Si los sanitarios no necesitan ser cambiados en su totalidad, una buena idea puede ser renovar detalles como los grifos del lavabo y la regadera. Los pequeños cambios ayudan a dar una apariencia mucho más moderna.

5. Renovación de ventanas

Las ventanas pueden quedar como nuevas, simplemente con lijar y pintar los marcos. Unas cortinas que den una nueva iluminación también hacen una gran diferencia.

6. Nueva distribución

Una reforma instantánea, gratuita y solo requiere un poco de esfuerzo físico es cambiar, de vez en cuando, el acomodo de los muebles. No solo en la sala o el recibidor, sino en las recámaras y todos los espacios de la casa donde sea posible intentar un acomodo distinto de los muebles.

Transforma tu vivienda y añade plusvalía a tu inmueble sin gastar grandes mucho dinero. Si optarás por la ayuda de un profesional para algunas reparaciones, ten claro tu presupuesto antes de pagar por los arreglos “menos urgentes” de la casa.

También puedes ahorrar mucho en casa con otras acciones para aprovechar recursos como luz natural y compartir gastos cotidianos. En el blog de Comparaguru.com te ayudamos a utilizar mejor tu dinero ¡siempre!

Pin It on Pinterest

Share This